• Es capaz de convertir en poesía desde el reguetón a una fórmula química, de hacernos ver a Heidi como una psicópata, o subir la temperatura narrando un gol. Pero Víctor Clavijo estaba deseando volver a los escenarios, donde en breve podremos disfrutarle con Lehman Trilogy.


Nos ha hecho más llevaderos estos meses de encierro tocando el piano o recitando en redes desde poetas clásicos a éxitos discotequeros. Y es que este “hogareño” actor decidió “sumar buen rollo” a una redes sociales convertidas en “una trinchera de odio y crispación” durante la pandemia. Así, continuó con su oficio desde casa, amenizando la cuarentena de muchos con música, poesía y humor, y convirtiéndose en un fenómeno viral como nunca imaginó.

Todo comenzó como un “juego actoral”, recitando versos de MachadoLorca, Quevedo, Miguel HernándezLeón Felipe, o Mario Benedetti, para “llevar algo de belleza a la gente, un bálsamo que, en tiempos tan terribles, se convirtiese en un oasis donde conectar con el lado amable de la vida”. Pero, después, aceptó muchos de los retos de sus seguidores y amigos porque le “seducían”, transformando en poesía cosas que, a priori, no lo parecerían.

Un reto divertido

Así, en estos casi cien días de confinamiento Víctor Clavijo le ha “dado una vuelta” a los temas más famosos de Alejandro Sanz, Joaquín Sabina, Rosalía, o Daddy Yankee. Y ha llegado a recitar La barbacoa, de Georgie Dann; el Toda, toda, toda, de Jesulín de Ubrique; La salchipapa, de Leticia Sabater; o el Así me gusta a mí, de Chimo Bayo.

Además, ha convertido en verso fórmulas químicas o “los galimatías” de algunas frases de Rajoy; en “cuentos de terror nocturno” canciones de Teresa Rabal o series infantiles como Heidi, Marco y David el gnomo; o encontrado el erotismo en el gol de Iniesta en la final del campeonato del mundo, convirtiéndolo en lo que ha llamado su “gozadera poética”.

#TheShowMustGoOnPT_victor-clavijo -lehman
En una escena de “Lehman Trilogy”, para la que tuvo que aprender a tocar el violín. ©Pepe H.

“Todos estos retos han supuesto para mí ejercicios actorales de los que he disfrutado mucho. Y si con ellos he hecho más llevadero el día a día de algunas personas, haciéndoles reír o emocionarse, y aliviando la presión del drama que hemos vivido, me siento orgulloso”, dice.

Estos retos poéticos y su participación en la serie Diarios de la cuarentena, emitida por TVE, y grabada en casa de los distintos actores participantes con un teléfono móvil, un trípode y un micrófono, han hecho que los días se le pasaran “volando”. Y, una vez levantado el estado de alarma, está volviendo a retomar algunos de los trabajos que se quedaron en el aire.

Volviendo a la vida

Ha iniciado su “escalada laboral” con las pruebas de vestuario y maquillaje y el comienzo del rodaje de la serie Ana Tramel, un thriller basado en la novela homónima de Roberto Santiago, que protagoniza Maribel Verdú y dirigen Salvador García Ruiz y Gracia Querejeta.

Aún tiene pendiente el rodaje de la segunda temporada de Hernán en México, y varios doblajes, como el de la serie 30 monedas, de Álex de la Iglesia. Pero en septiembre podremos volver a verle sobre un escenario con Lehman Trilogy, “el proyecto teatral más difícil y gozoso” que ha hecho hasta la fecha, para el que tuvo que aprender a tocar el violín, y en el que seis actores interpretan a 120 personajes, que nos muestran la historia del capitalismo con música en directo. Será en los madrileños Teatros del Canal, donde se alternará en el personaje con Ferrán González, que ya le sustituyó mientras grababa en tierras mayas.

“Estoy deseando volver a pisar las tablas con libertad y sin miedo, para sentir el calor de una sala llena. Y Lehman me permite jugar y disfrutar con el público. Es el mejor regalo para volver a los escenarios”, expresa el actor, que en su lista de deseos incluye “volver a abrazar” a sus padres, y “regresar al laboratorio de La Casa Encendida”, donde habitualmente pasa horas rebelando fotos, otra de sus “grandes pasiones” y la única que no ha podido practicar durante el confinamiento.

Sin embargo, ahora podrá volver a retomarla con fuerza, porque en otoño participará en una exposición colectiva en Barcelona. Aportará al Festival de Fotografía Analógica Revela’T “una serie de 20 fotos dedicada a los cómicos”, con “momentos captados en los camerinos”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, escribe tu comentario
Por favor, pon aquí tu nombre