• Roberto Álamo y Sergio Peris-Mencheta se ponen en manos de David Serrano en Lluvia constante, una obra que pone a prueba la lealtad y la amistad de dos policías unidos desde la infancia.


Aparentemente, un caso mal resuelto es lo que ha llevado a Rodo y Dani a separarse cada vez más, “aunque eran casi como hermanos desde niños”, relata Peris-Mencheta.

El actor, que interpreta a Rodo, confiesa que ha tenido que hacer un “esfuerzo de contención” para dar vida a este “poli alcohólico y gregario, algo solitario, e insatisfecho con su vida, que soporta las flaquezas y brutalidades de su compañero y amigo Dani”. Y es que su personaje en la función se aleja mucho de los que habitualmente suele hacer; uno de los motivos que le decidieron a aceptar este proyecto.

El dominante

Su contrapunto en el escenario, Álamo (con el que coincide por primera vez), es Dani, el dominante en esta extraña pareja.

“Es un tipo severo, impasible, a veces brutal y violento, pero se complementa perfectamente con Rodo; hay algo que les une”, afirma el actor.

De hecho, desde que tienen memoria, las vidas de Dani y Rodo siempre han estado unidas, en lo profesional y en lo personal, y “su afecto ha sobrevivido a sus diferencias de carácter, al maltrato y a la decepción”, apunta Serrano.

Rodo incluso llega a compartir la familia de Dani, cuando éste le invita a vivir en su casa para alejarle de su adicción al alcohol. Pero un hogar también puede convertirse en una cárcel…

Torbellino emocional

Escrita por la pluma de Keith Huff, y pasada por el tamiz del propio Serrano, la especial relación de estos dos policías, sus diferentes personalidades, y sus distintas formas de ver la vida y actuar salen a la luz en esta función de unos 90 minutos, en la que se plantean distintos conflictos morales, como el valor de la familia, la lealtad, la amistad, el sacrificio y la difícil línea que separa la legítima necesidad de hacer justicia de la venganza.

En Lluvia constante “se entrelazan la culpa y la inocencia, el amor y la lealtad, la responsabilidad y la impunidad, el pecado y la redención, conduciéndonos a un terreno minado donde todo puede estallar”, afirma el director. Por eso Álamo la describe como un “cataclismo emocional”.

El tribunal
Un momento tenso de este thriller teatral. ©Marieta2014

Con una escenografía “sobria” para “dar protagonismo a la palabra”, Serrano introduce al espectador en “una especie de tribunal celestial”, en el que los dos protagonistas hablan de algo que sucedió en una noche de lluvia. Un acontecimiento que cambió sus vidas, y que ambos describen desde ópticas muy diferentes, asumiendo que “el público es un jurado imaginario al que deben convencer de que lo que cuentan es cierto”, explica el director.

La dificultad radica en “hacer entender que no hay un bueno y un malo; sólo dos hombres que, en un momento dado, hicieron cosas reprochables, pero tenían sus razones para hacerlo”, comentan actores y director.

Peris-Mencheta advierte que “esta obra opera en el corazón, tanto del que actúa, como del que está en el patio de butacas”. Por eso Álamo espera “dejar un poso” en cada espectador, “algo que se pueda llevar a casa, para madurarlo”, afirma. Y Serrano va un poco más allá. Su objetivo es “conseguir que el público se emocione, e incluso suelte alguna lagrimita”. Porque, aunque asegura que Lluvia constante “es un thriller como los mejores de Hollywood”, puntualiza que también tiene “la profundidad de los mejores dramas”.


James Bond y Lobezno también estuvieron
bajo la ‘lluvia constante’

A Steady Rain (Lluvia constante) fue estrenada por primera vez en 2006 en el New York Stage and Film’s Powerhouse Theatre. Pero su primera producción profesional se realizó en 2007 en el teatro de la asociación de dramaturgos, el Chicago Dramatists, y volvió a montarse en febrero de 2008 en el Royal George Theatre de la misma ciudad, ganando los premios Jefferson al mejor estreno y mejor producción.

Hugh Jackman y Daniel Craig promocionan Rain. ©The Hartman Group

A Broadway llegó un año más tarde. En septiembre de 2009, los conocidos rostros de Daniel Craig y Hugh Jackman se subieron a las tablas del Gerald Schoenfeld Theatre para protagonizar esta obra de Keith Huff, a las órdenes de John Crowley. Esta producción, que supuso el debut del último James Bond en los escenarios neoyorkinos, estuvo en cartel únicamente 12 semanas, batiendo récords de espectadores todos los días.

David Serrano, que cerró la temporada pasada dirigiendo a Clara Lago y Diego Martín en el Matadero con La Venus de las pieles, descubrió este thriller en un viaje de trabajo a Argentina hace algo más de un año. Allí le hablaron de la versión que, en 2011, habían protagonizado Rodrigo de la Serna y Joaquín Furriel, a las órdenes de Javier Daulte. “Pedí el texto, lo leí, y me encantó”, cuenta el director.

Enseguida pensó en Roberto Álamo para interpretar el papel de Dani. “Somos amigos desde hace más de 20 años, pero llevábamos sin trabajar juntos desde 2004”, confiesa. Y este proyecto volvió a reunirlos profesionalmente, como ha conseguido que conozca a Peris-Mencheta, y que éste comparta escenario por primera vez con Álamo.



  • LLUVIA CONSTANTE
  • Teatro Bellas Artes: C/ Marqués de Casa Riera, 2
  • HORARIOS: Miércoles a viernes, 20:30h. Sábados, 19:00h. y 21:30h.
    Domingos, 19:00h.
  • FECHAS: Del 13 de enero al 14 de febrero de 2014
  • PRECIOS: De 16€ a 25


DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, escribe tu comentario
Por favor, pon aquí tu nombre