• Juanjo Artero, Tina Sainz y Álvaro de Luna protagonizan la versión teatral de la película de Campanella.


Tras el éxito cosechado por su adaptación teatral de El nombre de la rosa, Garbi Losada vuelve a la carga llevando a las tablas la película de Campanella El hijo de la novia.

Juanjo Artero (Rafael), Tina Sainz (Norma), Álvaro de Luna (Nino), Mikel Laskurain (Juan Carlos) y Sara Cozar (Nati) dan vida sobre el escenario a los personajes que en la gran pantalla interpretaban Ricardo Darín, Norma Aleandro, Héctor Alterio, Eduardo Blanco y Natalia Verbeke, respectivamente, en esta historia de “gente desesperada”, que habla sobre “la esclavitud del trabajo, la falta de compromiso, la necesidad de sobrevivir y la búsqueda de los sueños”, dice Losada.

Estrés cotidiano

El hijo de la novia es Rafael, un empresario de mediana edad, divorciado y con una hija, que dedica las 24 horas del día al restaurante fundado por su padre, sumido en la ruina. “Él vive subido a una ola de trabajo, intenta sacar todo a flote solo, y eso no le deja tiempo para lo importante, para respirar y disfrutar de lo bueno de la vida”, explica Artero. Además, desde hace mucho tiempo no visita a su madre, internada en un geriátrico porque sufre alzheimer.

Hasta que “la vida le para los pies en seco para que se dé cuenta de que debe vivir”, apunta Sainz. Y ese frenazo tiene que ver con una serie de acontecimientos inesperados. Por un lado, una cadena internacional de restaurantes se propone absorber el suyo; sufre un ataque al corazón que a punto está de llevarle “al otro barrio”; su actual relación de pareja se hunde; y, para colmo, su padre se empeña en cumplir el viejo sueño de su madre de casarse por la Iglesia.

Tina Sainz es la novia y Álvaro de Luna, su prometido, Nino.
Como la vida misma

“Fragmentos de la vida misma. Historias que le podrían pasar a cualquiera, y que son enormes en su capacidad de emocionarnos”, asegura la directora de la función.

De hecho, el guión de la película está basado en una experiencia personal del propio Campanella, que integra también la boda de la actriz chilena María Cánepa, quien a sus 85 años, con alzheimer, y tras casi tres décadas de convivencia, pasó por el altar con su pareja, el director de teatro Juan Cuevas.

Es por eso que Tina Sainz quiere “hacer un homenaje” a esta actriz ya fallecida con su interpretación de la madre, “esa mujer sin memoria”. Un personaje que confiesa le ha costado componer, porque le ha “obligado a controlar, casi eliminar” la energía de la que nuestra intérprete hace gala.

Además, a ella, como al resto de sus compañeros, el alzheimer es una enfermedad que le toca muy de cerca. Tina perdió a su madre por su causa, y Juanjo y Álvaro tienen amigos que la padecen.

Emociones en vena

Sin embargo, todos ellos nos aseguran que ésta “es una función vitalista”, que “pasa imperceptiblemente del drama a la risa”, que “emociona”, “toca el corazón y hace pensar”, y “deja un poso de esperanza: los sueños se cumplen”.

Pero, ojo, Losada advierte que antes “hay que encontrar la fuerza para sobrevivir y amar a pesar de todo”. Una lección que, a juicio del equipo de El hijo de la novia, podemos aprender de estos personajes.

Por eso nos invitan a darnos “un chapuzón de vida”, adentrándonos en el mítico restaurante Belvedere, el local italiano familiar donde confluyen lo público y lo privado, la familia, los amigos, los compañeros de trabajo y los clientes. Un lugar lleno gente como nosotros.



  • EL HIJO DE LA NOVIA
  • Teatro Bellas Artes: C/ Marqués de Casa Riera, 2
  • HORARIOS: Miércoles a viernes, 20:30h. Sábados, 19:30h. y 22:00h. Domingos, 19:00h. 
  • FECHAS: Del 17 de septiembre al 2 de noviembre de 2014
  • PRECIOS: De 16€ a 25


DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, escribe tu comentario
Por favor, pon aquí tu nombre