• María Adánez y Roberto Enríquez protagonizan El pequeño poni, una obra que aborda el problema del bullying.


¿El mundo es un lugar habitable para el diferente? Ésa es la pregunta que plantea El pequeño poni, una obra protagonizada por María Adánez y Roberto Enríquez, que aborda el problema del acoso escolar.

Un empujón que se repite, un apodo que denigra, un insulto reiterado en la escuela o el instituto, a través de las redes sociales… El bullying adopta diferentes formas, y en esta función se cuela en las vidas de Jaime (Enríquez) e Irene (Adánez) a causa de una mochila; la que su hijo Luismi, de 9 años, suele llevar al cole.

Por una mochila

Una mochila con los dibujos de su serie animada preferida: My little pony (mi pequeño poni), que paradójicamente habla de la magia de la amistad y el compañerismo. Una mochila que para los demás “es de niñas”, pero que para él tiene un valor especial, “es su amuleto”, apunta Enríquez. Una mochila que convertirá a Luismi en la diana de las burlas y vejaciones de sus compañeros, y que provocará su expulsión del centro escolar.

El montaje, escrito por Paco Bezerra y dirigido por Luis Luque, está inspirado en un par de casos reales ocurridos en Estados Unidos en 2014: los de Michael Morones y Grayson Bruce.

Se centra en los padres del niño acosado y en cómo se enfrenta cada uno de ellos al problema que sufre su hijo.

“Queríamos dar voz al núcleo familiar, poner el foco en ese ecosistema donde se generan los monstruos” –explica Luque–, y que, como explica Save the Children, también “sufre los efectos negativos de esa violencia entre niños y niñas”.

Así, en la función esta pareja no se pone de acuerdo sobre cómo actuar ante el problema. Irene “centra todo su esfuerzo en mantener seguro a su pequeño”, mientras que Jaime “defiende la libertad de su hijo para ser quien quiera”, relatan los intérpretes.

Contra los prejuicios

Ellos apuntan que la historia va más allá del bullying. Es “una reflexión acerca de cómo educamos a nuestros hijos, sobre la libertad, el miedo y el instinto de protección; y un retrato de la ceguera, la ineptitud y los prejuicios sociales de los adultos”.

En un escenario “austero”, pero lleno de “elementos simbólicos y mágicos”, padre y madre discuten creyendo tener la razón, mientras su relación se va deteriorando, y al niño nadie le hace caso.

Sin embargo, Luismi, sus pensamientos y deseos, están siempre presentes sobre el escenario a través de su voz y sus silencios, sus portazos… y su mochila. Porque la obra está dedicada a “quienes sufren en silencio esa dolorosa realidad” que es el acoso escolar. Una realidad que, según Save the Children, es “prevenible, injustificable y se puede erradicar” y que en España se dibuja con unas 193.000 víctimas y más de 100.000 agresores.

Por eso, desde este organismo advierten de que para evitar este tipo de conductas resulta determinante “reforzar la educación emocional y la adquisición de habilidades sociales y valores de convivencia”, porque “el acoso es violencia, no son ‘chiquilladas’”, y, más allá de los riesgos físicos, las consecuencias psicológicas para las víctimas pueden ser graves: “depresión, abandono escolar, absentismo por miedo a acudir a la escuela y, lo que es peor, pueden llegar hasta el suicidio”.


Tándem exitoso

El pequeño poni no es el primer título que une a Luis Luque y Paco Bezerra. Una “forma muy parecida de entender el teatro”, la “generosidad”, la “escucha”, la “exigencia”, el “respeto” y la “admiración” mutuas son, a juicio de Luque, la clave del éxito de este tándem que con este nuevo montaje encara su cuarto trabajo juntos. Un trabajo que les proporciona “un gran placer”, y en cuyo proceso de creación suelen involucrar a los actores.

Su fructífera colaboración se inició en 2011 con La escuela de la desobediencia, y después llegaron Ahora empiezan las vacaciones y El señor Ye ama los dragones.

Con El pequeño poni ‘cabalgando’ por los teatros españoles, dramaturgo y director preparan ya un nuevo proyecto, que han bautizado “Lulú”, en el que también contarán con María Adánez, y cuya protagonista será una femme fatale. Su objetivo: “dar una patada al mundo machista”, dice Luque.



  • EL PEQUEÑO PONI
  • Teatro Bellas Artes: C/ Marqués de Casa Riera, 2
  • HORARIOS: Miércoles a viernes, 20:30h. Sábados, 19:00h. y 21:30h. Domingos, 19:00h. 
  • FECHAS: Del 17 de agosto al 16 de octubre de 2016
  • PRECIOS: De 16€ a 25


DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, escribe tu comentario
Por favor, pon aquí tu nombre