• El actor celebra cinco décadas sobre los escenarios poniéndose en la piel del protagonista de la novela de Herman Melville, que Juan Cavestany se ha encargado de adaptar para un montaje que dirige Andrés Lima.


Ha tenido que memorizar 7.944 palabras, cruzar su rostro con una enorme cicatriz, y colocarse una prótesis en la pierna izquierda, que le obliga a cojear durante toda la función, para dar vida al capitán Ahab, ese ser “torturado, obsesivo y enfermo de venganza”, cuya “locura incurable y su brutal egoísmo arrastran a la tragedia a cuantos le rodean”.

la locura

Así se refiere José María Pou a este personaje que le coloca “al borde de un precipicio” en cada actuación y le deja “extenuado”.

Ahab me ha superado totalmente. Es difícil de explicar, pero hay momentos de la función en que no soy yo quien lleva las riendas. Siento que el capitán me posee y me utiliza para expresarse. Y eso es algo que no me había pasado nunca, y que me lanza al abismo cada noche”, asegura el actor.

El montaje, que une por primera vez a Pou y Lima en un proyecto teatral, se centra en la obsesión de este viejo lobo de mar con la gran ballena blanca que lo dejó “tullido”, como él mismo dice, convirtiéndose en una fascinante metáfora de la lucha del hombre contra sí mismo y la naturaleza.

Pou lo explica muy bien: “Ahab sólo piensa en enfrentarse a ese animal, que ha convertido en Leviatán, la encarnación de todos los males de la humanidad. Y, de alguna manera, en su loca mente cree que matándolo, también salva al mundo”.

Jacob Torres y Óscar Kapoya le acompañan en este “viaje suicida” repartiéndose los roles de los tripulantes del Pequod que la escenógrafa Beatriz San Juan reproduce sobre el escenario.


Otros perseguidores del leviatán blanco

“Soy la locura enloquecida”, dice el capitán Ahab, una locura que le lleva a perseguir al gran cetáceo albino, convertido para él en el mismísimo diablo, en un viaje suicida en el que se han embarcado no pocos grandes actores.

John Barrymore, Vittorio Gassman, Gregory Peck, William Hurt y el mismísimo Orson Welles, al que Pou encarnó en los escenarios, precedieron a nuestro artista en esta aventura.

La propuesta de Gassman, titulada Ulises y la ballena blanca, pudo verse en directo sobre el escenario de La Cartuja de la Expo de Sevilla. A sus 70 años, el actor y director italiano se subió al Pequod junto a su hijo, Alessandro Gassman, que interpretó a Ismael, y un Adolfo Marsillach convertido en el padre Marpple.

El progenitor de Drew Barrymore fue el primer Ahab del cine. Lo encarnó en 1926 en la cinta muda The Sea Beast. Cuatro años más tarde, repitió en el papel, ya dándole voz, en la Moby Dick de Lloyd Bacon. Pero el rostro más conocido de este loco se lo proporcionó Gregory Peck en 1956 a las órdenes de John Huston, y acompañado de un Welles, como el padre Mapple, que ya había encarnado al capitán en una función de teatro que, según Pou, “fue un auténtico fracaso”.



  • MOBY DICK
  • Teatro La LatinaPlaza de la Cebada, 2
  • HORARIOS: Martes a viernes, 20:00h. Sábados y domingos, 19:00h. 
  • FECHAS: Del 25 de enero al 10 de marzo de 2019
  • PRECIOS: Desde 20
  • DURACIÓN: 90 minutos
  • EDAD RECOMENDADA: Mayores de 12 años


DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, escribe tu comentario
Por favor, pon aquí tu nombre