• La actriz ibicenca se mete en la piel de Tristana en la versión teatral de la novela de Galdós que firma Eduardo Galán y dirige Alberto Castrillo-Ferrer.



“Yo quiero vivir, ver mundo, ser libre, cultivar un arte, vivir de mí misma… Quiero tener una profesión”, dice Tristana, protagonista de la obra homónima de Benito Pérez Galdós. Sus palabras hoy nos suenan razonables y justas; las entendemos como un derecho de cualquier ser humano, independientemente de su sexo; pero son pronunciadas a finales del siglo XIX, en un Madrid de estrictas normas morales, que tacha a la joven de “bicho raro” y “mala mujer”, como explica Olivia Molina, la actriz que da vida a esta mujer adelantada a su tiempo en una versión teatral que firma Eduardo Galán y dirige Alberto Castrillo-Ferrer.

La incomprendida

Huérfana a los 21 años y sin muchas posibilidades económicas, Tristana es acogida en casa de Don Lope (interpretado por Pere Ponce), un amigo de la familia que, 37 años mayor que ella, aprovechará su posición de tutor para seducirla y convertirla en su amante.

Pere Ponce es Don Lope, su benefactor.

“Don Lope siembra la semilla de la independencia en un terreno fértil, por la juventud y el carácter de Tristana”, explica Castrillo-Ferrer. Pero estas ideas se le vuelven en contra cuando su protegida conoce a un joven pintor, Horacio (Alejandro Arestegui), del que se enamora, alejándola de su control.

No obstante, el deseo de independencia económica y física de esta mujer, y su necesidad de hallar un trabajo que le permita sobrevivir fuera del matrimonio y valerse por sí misma, tampoco es aceptado por su nuevo amor. Según el director, Horacio “no puede comprender que Tristana le proponga vivir separados, quererse mucho pero no compartir la misma casa”, y acaba alejándose de ella.

El mito

Estas dos historias de amor “a veces prohibidos, a veces no correspondidos, que defraudan o asustan” ponen el punto de humor y romanticismo a esta función que, según Castrillo-Ferrer, “es un canto a la libertad y a la curiosidad de una mujer en mitad de un mundo que le es hostil” y que sólo encuentra “empatía” en Saturna (María Pujalte), la criada de Don Lope.

Sólo Saturna (María Pujalte) comprende a Tristana.

De ahí que para críticos e historiadores Tristana sea un estandarte de la lucha por la independencia de la mujer, una “heroína doméstica”, como la denomina Molina, que se suma a otras protagonistas femeninas de la literatura de finales del XIX, como Ana Karenina, Nora (Casa de muñecas), la señorita Julia, o Madame Bovarie.

Un mito que la productora Secuencia 3 ha querido rescatar por su “actualidad”. Pues, como explica Castrillo-Ferrer, “el tema de la mujer está de moda porque, desgraciadamente, parece que retrocedemos. Hemos pasado de vivir con naturalidad la igualdad hombre-mujer, a ver cómo los jóvenes se vuelven más posesivos con sus chicas, cómo aumenta la violencia de género, y cómo se mantienen las desigualdades en las condiciones de trabajo…”


El personaje y su autor

Dicen que Emilia Pardo Bazán, además de otras amantes de Galdós, sirvieron de inspiración para crear a Tristana, pues el escritor palmense puso en boca de su personaje algunas de las avanzadas ideas de la autora gallega, que opinaba que una de las causas del fracaso de la institución del matrimonio en España era “la diferencia abismal” que existía en la educación del hombre y la mujer.

La novela, publicada en 1892, fue llevada al cine en 1970 con el mismo título. El responsable de esta personal versión, que pretendía criticar la moral convencional de la sociedad franquista, fue Luis Buñuel, y eligió a Catherine Deneuve y Fernando Rey para protagonizarla.

Quizá por su visión emancipadora de la mujer, algunos críticos consideran Tristana como una exégesis o adaptación española del drama de Ibsen Casa de muñecas (1879).



  • TRISTANA
  • Teatro Fernán-Gómez: Plaza de Colón, S/N
  • HORARIOS: Martes a sábado, 20:00h. Domingos, 19:30h. 
  • FECHAS: Del 17 de enero al 26 de febrero de 2017
  • PRECIOS: De 16€ a 19


DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, escribe tu comentario
Por favor, pon aquí tu nombre