Natalia Millán será la nueva protagonista de la obra Cinco horas con Mario, que volverá a los escenarios el próximo 8 de octubre en el Teatro Calderón de Valladolid, para después iniciar una gira por el país y hacer temporada en Madrid y Barcelona.

De la mano del productor José Sámano y bajo la ‘batuta’ de Josefina Molina, la actriz madrileña recoge el testigo de la vallisoletana Lola Herrera, hasta el momento el rostro indiscutible de Carmen Sotillo, la viuda del Mario de Delibes, que insiste en que no volverá a representar este papel.

Millán encara el personaje con cuatro años menos de los que tenía Herrera cuando lo subió por primera vez al escenario del Teatro Marquina de Madrid, allá por noviembre de 1979. Sin embargo, el equipo gestor, el mismo de entonces, confía plenamente en su “solvencia” y “versatilidad”, demostradas tras interpretar a Porcia en El mercader de Venecia, de Shakespeare, papel por el que recibió elogiosas críticas; o por sus protagonistas en los musicales Cabaret y Chicago (actualmente en cartel en la Gran Vía madrileña); o por su alter ego en la serie televisiva El internado, donde se mete en la piel de Elsa.

La productora espera iniciar los ensayos a partir del 15 de agosto, para no llegar al estreno con los agobios de aquella primera subida de telón de 30 años antes, cuando nadie creía en el futuro de un monólogo de hora y media sobre un velatorio, pero que hoy es todo un clásico del teatro español.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, escribe tu comentario
Por favor, pon aquí tu nombre