• La Compañía Nacional de Teatro Clásico se enfrenta a su primer montaje de El enfermo imaginario, un texto que dirige y protagoniza Josep María Flotats a las puertas del cuarto centenario del nacimiento de su autor.


Molière, considerado el patrón de los actores franceses, es territorio conocido para Flotats, pero no tan transitado como cabría esperar de alguien que ha trabajado en la Comédie de París y que ostenta la máxima distinción cultural de Francia: la Legión de Honor. Y es que, en su larga trayectoria apenas encontramos tres títulos del dramaturgo galo: Dom Juan, El burgués gentilhombre y El misántropo.

El enfermo imaginario forma parte de esas obras que guardo en mi mesita de noche desde hace años, esperando alcanzar la edad adecuada para interpretarlas”, confiesa el actor y director catalán, que explica propuso este título porque le gustaba la idea de “montar una obra que nunca hubiese hecho la CNTC” y, además, “quería homenajear a mi patrón cuando están a punto de cumplirse los 400 años de su nacimiento (en 2022)”.

Y qué mejor manera de hacerlo que con la última comedia escrita por Molière, quien murió interpretándola vestido con ropas amarillas, lo que ha marcado la fobia por este color entre los actores que pisan un escenario, nos explica Flotats.

Risas aseguradas

En la función él interpreta a Argán, un hipocondríaco que gasta cantidades ingentes de dinero en las curas y potingues que le recetan los médicos de los que le gusta rodearse. Por eso decide casar a su hija con el hijo de uno de esos doctores y así ahorrar. Pero ella no está dispuesta a aceptarlo, pues está enamorada de otro joven.

La burla forma parte de la función. ©Sergio Parra

Le acompañan sobre el escenario Anabel AlonsoLola Baldrich, Belinda Benedetti, Bruno Ciordia, Francisco Dávila, Belén Landaluce, Ana López, Laura López, Arturo Martínez Vázquez, Joaquín NotarioEleazar Ortiz, Claudia Quintana, Alejandro SigüenzaRubén de Eguía.

Una compañía de quince actores que saldrá al escenario con mascarillas “para no asumir riesgos”. Y es que Flotats ha pedido que les hagan test de la COVID-19 cada día para asegurar que no se producen contagios, pero, de momento, el Ministerio de Cultura sólo ha previsto que se hagan al comenzar los ensayos, antes del estreno y al inicio de una gira.

No obstante, el director asegura que con esta “acerada sátira contra la mala praxis médica los espectadores podrán reírse y compadecerse de este enfermo un poco insoportable que no hace más que molestar”. Al menos eso es lo que pretende conseguir para rendir homenaje a su admirado Molière, quien decía que “el fin de la comedia es corregir a los hombres haciéndoles reír”; algo que el francés se aplicaba al levantarse el telón, sacando su máscara de actor y olvidándose de la depresión que padecía por las infidelidades de su mujer; porque su gran amigo, el compositor Lully, le había dado la espalda; porque había perdido el favor del rey; y porque estaba agotado por tener que dirigir y protagonizar el montaje para poder dar de comer a toda una compañía.


Predecesores

En España, El enfermo imaginario se estrenó por primera vez en 1955, en Barcelona, en versión de Julio Gómez de la Serna y con dirección de Alberto González Vergel. Desde entonces, en nuestro país se han producido una treintena de montajes de este título de Molière.

Salvador Soler Marí, su hija Amparo Soler Leal, Asunción Montijano, Josita Hernán, Amparo Baró, Ana María Barbany, Sergio Pazos, Emma Penella, Roberto Álvarez, Ginés García Millán, Miguel Palenzuela, Quique San Francisco, Álex Barahona o Beatriz Santana son algunos de los actores que la han interpretado aquí. Además de dos de los grandes nombres de la producción teatral privada en España metidos a actores en su momento: Manuel Manzaneque y Juanjo Seoane.



  • EL ENFERMO IMAGINARIO

  • Teatro de la Comedia: C/ Príncipe, 14
  • HORARIOS: Martes a domingo: 20:00h.
  • FECHAS: Del 18 de noviembre al 27 de diciembre de 2020
  • PRECIOS: De 6€ a 25


DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, escribe tu comentario
Por favor, pon aquí tu nombre