• Darío Facal dirige a Álex García y Manuela Vellés una transgresora versión de El burlador de Sevilla llena de acción, erotismo y violencia.


“Una road movie con muchísima acción y niveles muy altos de erotismo y violencia”. Así define Darío Facal El burlador de Sevilla, una obra atribuida a Tirso de Molina, que ha adaptado y dirige para el Teatro Español. Y precisamente así es la versión que nos invita a descubrir.

“No hemos querido esconder lo que realmente pasa en la obra”, explica. Por eso su montaje es “una celebración de los sentidos, llena de sensualidad, erotismo, literatura, música, comida y teatro. Un espectáculo lleno de humor y de todas aquellas cosas que nos dan placer”.

El viaje
©Sergio Parra

De Nápoles a Tarragona, y de allí a Sevilla y Dos Hermanas, y de vuelta a la capital andaluza, el joven noble Don Juan (Álex García) va conquistando corazones femeninos de todas las clases. Y siempre acompañado de su fiel criado y compañero de correrías, Catalinón (Agus Ruiz).

Por sus manos pasan la noble duquesa napolitana Isabela (Marta Nieto); la prometida de un marqués, Ana de Ulloa (Alejandra Onieva); una campesina a punto de casarse, Aminta (Judith Diakhate); y una pescadora, Tisbea (Manuela Vellés, que debuta en las tablas con esta función). Cuatro mujeres, cuatro personalidades distintas y cuatro historias diferentes, pero todas ellas con algo en común: “Don Juan las seduce y ellas se dejan seducir e, incluso, le seducen a él”, afirma Facal.

Las mujeres

Y es que las féminas de este montaje “eligen mantener esa relación con Don Juan pese a que, seguramente, son conscientes del engaño, de que él no va a cumplir sus promesas, y eso da otra dimensión al mito y a sus mujeres”, dice el director.

Él asegura que ha hecho “el único Don Juan que entiendo para dar dimensión a un mito tan influyente”: un ejemplo de “erotismo y contradicción”. “Un ser que tiene que fascinar y atraer, y que eso te haga sentir en conflicto, porque es alguien que no tiene respeto por nada”. Y ha encontrado en Álex García ese ideal.

Es él quien se mete en la piel de este “ser incomprendido e insatisfecho, que no entiende de normas y obediencias”, dice el actor; de este “vividor, que busca emociones fuertes y hace sufrir a los demás sin ser consciente de ello”, añade Vellés.

Y lo hace en un espectáculo que su creador describe como “intemporal”; con una puesta en escena “muy abstracta”; y cuyo punto de partida es “un concierto (los actores tocan distintos instrumentos e incluso cantan en directo para expresar o resaltar sentimientos) con poesía (el propio texto)”.

Completan el elenco: Emilio Gavira, Eduardo Velasco, Luis Hostalot, Rebeca Sala, Rafa Delgado, David Ordinas, y Diego Toucedo.


El provocador

Al dramaturgo y director madrileño Darío Facal le gusta provocar al espectador –quienes hayan visto sus Amistades peligrosas sabrán de lo que hablo–, y espera que su Burlador de Sevilla también dé que hablar. “Si la obra ya fue polémica en su tiempo, lo justo sería que lo siga siendo también hoy. Este montaje tiene que espeluznar, violentar, revolver, excitar y hacer que te cuestiones muchas cosas a nivel intelectual y filosófico”, afirma. Lo más difícil confiesa que ha sido “resolver las escenas de sexo y violencia”. La música y los audiovisuales han sido sus aliados en este sentido.



  • EL BURLADOR DE SEVILLA
  • Teatro EspañolC/ Príncipe, 25
  • HORARIOS: Martes a sábado, 20:00h. Domingos, 19:00h.
  • FECHAS: Del 1 de octubre al 29 de noviembre de 2015
  • PRECIOS: De 5€ a 22


 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, escribe tu comentario
Por favor, pon aquí tu nombre