• José María Pou dirige Los hijos de Kennedy, una obra que transita por los sueños de una generación.


Eran jóvenes, tenían sueños y esperanzas, creían en la revolución; sus héroes eran Martin Luther King, los Kennedy, Neil Amstrong, Marilyn Monroe o el Che Guevara; tenían el mundo a sus pies y pensaban que todo era posible… Hasta que el presidente norteamericano JFK fue asesinado un 23 de noviembre de 1963.

Son Rona, Wanda, Carla, Sparger y Mark, los protagonistas de Los hijos de Kennedy. Cinco arquetipos de la sociedad norteamericana de los sesenta, a los que el dramaturgo norteamericano Robert Patrick da voz en Los hijos de Kennedy, para que, varios años después de esa fatídica fecha, rememoren cómo vivieron aquel momento, y el cambio que éste supuso en sus vidas.

Sueños rotos
Maribel Verdú es Carla, una actriz que sueña con convertirse en la nueva Marilyn.

Los cinco son hijos de su tiempo, la denominada “era Kennedy”, son “personajes a la deriva, solitarios, perdedores”, y los cinco reviven, “a golpe de recuerdo y trago largo, lo que ha sido y no ha sido de sus vidas y del tiempo que les tocó vivir”, explica José María Pou.

Con la música de fondo de Janis Joplin, Jimi Hendrix y Bob Dylan, entre otros, la función está construida a base de “fragmentos, de retazos de memoria de unos y otros, que se alternan en sus soliloquios siguiendo una cronología histórica, y reclamando que alguien les escuche”, aclara el director.

Maribel Verdú, Emma Suárez y Ariadna Gil, que comparten escenario por primera vez, suman sus voces a las de Fernando Cayo y Álex García para insuflar vida en una secretaria que tenía en el matrimonio presidencial un espejo en el que mirarse (Suárez); una aspirante a actriz que sueña con convertirse en la nueva Marilyn (Verdú); una hippy de Woodstock, que ha participado en las marchas antisistema (Gil); un ex combatiente de Vietnam traumatizado por los horrores de la guerra y adicto a las drogas (García); y un extrovertido actor gay, que representa la cultura underground (Cayo).

Personajes que, según Pou, “conectan perfectamente con el espectador de hoy, pues actualmente estamos también en una época de desorientación, miedo, angustia e incertidumbre. Ellos perdieron sus referentes, y con ellos sus ideales, y a nosotros nos faltan líderes a los que seguir, y hemos olvidado nuestras ilusiones y esperanzas”, dice.

A través de sus miradas, transitaremos por la década de los derechos de la mujer, el Poder Negro, el movimiento gay, los misiles nucleares…


3 tiros que acabaron con la esperanza

Cuando el 22 de noviembre de 1963 tres disparos acabaron con la vida de John Fitzgerald Kennedy en Dallas (Texas) no sólo segaron la vida de uno de los presidentes norteamericanos más carismáticos, también “terminaron con las esperanzas y sueños de mucha gente en una década que estaba empezando”. Así lo cree José Mª Pou, quien recuerda que “paseaba por las calles de Barcelona cuando saltó la noticia”; un impacto que no olvidará nunca, como ha ocurrido después con el 11-S.

Los Kennedy minutos antes del fatídico disparo.

Fue años más tarde, en 1973, cuando Pou descubrió Los hijos de Kennedy en Londres. “Lo ví en un pequeño café y volví enloquecido, así que me puse manos a la obra, y lo traduje por mi cuenta y riesgo para dárselo a conocer a mis amigos actores”, relata. Esta traducción cayó en manos de Ángel García Moreno, quien la llevó a escena en 1977. El estreno, en el Teatro Bellas Artes, fue todo un éxito, protagonizado por Marisa de Leza, Pedro Civera, Gemma Cuervo, Paco Valladares y Mª Luisa Merlo.



  • LOS HIJOS DE KENNEDY
  • Teatro Cofidís Alcázar: C/ Alcalá, 20
  • HORARIOS: Miércoles a viernes, 20:30h. Sábados, 19:00h. y 21:30h. Domingos, 19:00h.
  • FECHAS: Desde el 11 de octubre de 2013


1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, escribe tu comentario
Por favor, pon aquí tu nombre