• Se estrena como productora teatral con Llévame hasta el cielo, una comedia con tintes trágicos que protagoniza junto a Luis Mottola, y con la que reabre el escenario al aire libre del Teatro Galileo después de la pandemia.


“¿Quién no ha fantaseado alguna vez con quedarse encerrada en un ascensor con Kevin Costner?”, bromea Lolita. Ella reconoce que sí lo ha hecho. Y aunque en esta función al actor norteamericano sólo se le nombra, la acción transcurre en un elevador, donde se quedan atrapados Marcelo (Luis Mottola) y Ángela (Lolita Flores).

Él, un hombre abatido, que siente que lo ha perdido todo y su vida está vacía, se encamina hasta lo más alto del edificio dispuesto a cometer un crimen y después arrojarse al vacío. Pero el ascensor se detiene sin explicación y se ve obligado a compartir espacio y largas horas con una extraña y desquiciada mujer que parece saber muchas cosas de él.

Y es que, como nos desvela la actriz, “Ángela tiene poderes, porque es un ángel enviado a la tierra con una misión”. Pero para conseguir llevarla a buen término “deberá ganarse la confianza de Marcelo”, apunta Mottola.

Un sueño a medida

La historia fue ideada por Nacho A. Llorente hace un par de años y, como reconoce el autor, “surgió de conversaciones informales, en comidas y cenas, con Lolita y Luis”. Por eso, dice que es “un sueño” que precisamente ellos interpreten a sus personajes, pues “fueron escritos para ellos de una manera más o menos consciente”.

El dramaturgo también está encantado de que Juan Carlos Rubio, “uno de los directores soñados por todos los autores de teatro”, se haya hecho cargo de la dirección, dejando su “especial marchamo” en la función, que, además, supone el primer proyecto de Lerele Producción, la empresa que Dolores González Flores (Lolita) ha creado para “generar trabajo” y, de paso, “no tirarse por la ventana” durante el confinamiento.

A ponerlo en pie la ha ayudado mucha gente; entre ellos, su hijo, Guillermo Furiase, autor de la música original, y su hija Elena, que pone la voz en off. “Han estado todos a una conmigo”, reconoce la artista, feliz de la amistad, la complicidad “y el desinterés” que todos ellos le han demostrado.

A propuesta de “esa fuerza de la naturaleza” que, según Rubio, es Lolita, al principio ensayaron para “hacer un audiovisual”, que grabaron en un plató una vez se levantó el estado de alarma. Pero ahora podrá verse en directo sobre un escenario, ocupado por un ascensor de 18 metros cuadrados, en el que Marcelo y Ángela debatirán “sobre la libertad y la culpa”, pero también hablarán de “identidad de género, del maltrato y de otros muchos temas que están en la calle hoy”, explica el autor de la obra. Y lo harán con “un humor muy negro e inteligente, que quita hierro con una sonrisa a algo que es muy dramático”, apostilla Lolita.

Como reconoce el director, “no ha habido mucho tiempo para ensayar, pero sí muchas ganas, y Luis y Lolita se han dejado la piel y seguirán haciéndolo en cada función”. Y el público podrá disfrutar de su trabajo desde el 15 de julio hasta el 30 de agosto en el escenario al aire libre instalado en el patio del Teatro Galileo mientras, si quieren, degustan la gastronomía de La Bicicleta Café.



  • LLÉVAME HASTA EL CIELO
  • Teatro GalileoC/ Galileo, 39
  • HORARIOS: Miércoles a domingo, 22:30h. 
  • FECHAS: Del 15 de julio al 30 de agosto de 2020
  • PRECIOS: Desde 20
  • DURACIÓN: 65 minutos


DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, escribe tu comentario
Por favor, pon aquí tu nombre