• La actriz y bailarina Lidia Navarro intenta disfrutar de esta “pausa” obligada echándole mucho humor y aprovechando para hacer todo eso que, por falta de tiempo, tenía pendiente.


Criada en Guatemala, donde sus padres fueron cooperantes, cuando cerraron las fronteras la actriz y bailarina disfrutaba en el país centroamericano de “un viaje nostálgico familiar” que habían planeado hacía mucho tiempo. Así que tuvieron que buscarse la vida y conseguir un vuelo de regreso “vía Panamá”.

A nivel profesional, el panorama se ha ido oscureciendo poco a poco. Debía estrenar Amor, amor, catástrofe el 29 de abril en las Naves del Español en Matadero Madrid, y en el puente de San Isidro iba a representar Desengaños amorosos en el Teatro Galileo. Pero todo ha quedado en el aire; como también ha quedado en pausa un proyecto audiovisual en el que iba a participar, y se han esfumado las clases de teatro para adolescentes que habitualmente imparte en colegios y asociaciones.

Pero Lidia Navarro intenta mantener el ánimo en alto bailando todo lo que puede en el salón de su casa, leyendo “muchísimo”, y ayudando a que “el humor y las risas no falten” en su familia, con dos adolescentes a los que intenta mantener “alejados de los móviles, las tablet y las redes sociales”, de los que no es muy fan.

#YoMeQuedoEnCasa-lidia-navarro
En una de sus habituales clases de danza online.

Y es que ella y su pareja (Jesús Asensi Illanes), con quien forma la compañía Teatro del Filo, son expertos en eso de hacer “teatro que invite a la reflexión a través de la risa”. Y ahora están aprovechando esta “pausa” en sus complicadas agendas para escribir la segunda parte de “una trilogía rusa para niños” que iniciaron hace una década con El pájaro de fuego.

Mientras tanto, anima a su hijo a que escriba “un cómic sobre el confinamiento” con “un amigo que dibuja muy bien”, y ven películas en familia que luego comentan, como si de un cinefórum se tratara.

Además, ella va acumulando lecturas. Se ha puesto a “releer” Hombres de maíz, del escritor guatemalteco y Premio Nobel de Literatura Miguel Ángel Asturias, “sobre la mitología maya”. Recomienda la novela Los asquerosos, de Santiago Lorenzo, “más ligerita y muy a colación de lo que vivimos, porque habla de un encierro”; La mancha humana, un título de Philip Roth, al que se acercó porque se lo había regalado su hermano pequeño y que le ha “encantado”; y también le está “gustando mucho” Una mujer difícil, de John Irving, otro regalo, en este caso de “un amigo muy querido”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, escribe tu comentario
Por favor, pon aquí tu nombre