• Del 7 al 31 de marzo, escenarios de 32 municipios madrileños se engalanan para recibir una nueva edición de Teatralia con los mejores montajes dedicados a la infancia y la juventud que se hacen en el mundo.


Tienen lo que Picasso describió como “el genio de la infancia”; esa intacta “fe creadora” de la que hablaba Lorca. Algo que –en palabras del poeta granadino– los convierte en “sabios” que comprenden “la clave inefable de la sustancia poética”. Y es que, como ha demostrado la neurociencia, los cerebros infantiles tienen una fabulosa capacidad para conectar con el arte, y son muchos los artistas y compañías que se dedican a intentar conquistar sus aplausos.

todo un mundo para ellos

A la Comunidad de Madrid llegan este año veintisiete de ellos, procedentes de Canadá, Francia, Italia, Dinamarca, Reino Unido, Chile, Holanda, Portugal, República Checa y varios puntos de nuestra geografía.

Usando la palabra, la música, el movimiento corporal, los títeres, las proyecciones o las artes circenses, enfrentarán a los pequeños a cuestiones tan importantes como el miedo, la amistad, la violencia, la integración de la discapacidad o la igualdad de género.

«Estrella», de la compañía Marie de Jongh. ©Pío Ortiz de Pinedo

Los canadienses Cas Public, por ejemplo, les desafían a descubrir cómo alguien con una discapacidad auditiva podría entender la grandeza de la Novena Sinfonía de Beethoven con 9, una pieza de danza en la que participa un bailarín sordo.

De integración también habla Des pieds et des mains (Con las manos y los pies), de otros canadienses: Le Carrousel que, desde una mirada lúdica y con teatro y sombras, nos ofrecen una reflexión sobre las diferencias físicas.

Con Mi padre es un ogro, la veterana formación catalana La Baldufa se ha propuesto “generar empatía hacia situaciones alejadas de nuestra realidad”, mostrando que los malos también tienen su lado bondadoso y que hasta los más buenos esconden un lado oscuro.

Apuesta por la igualdad

Sobre igualdad de género, Pablo Vergne, un referente internacional del teatro de títeres, presenta una revisión del cuento de Blancanieves en la que es la propia protagonista la que se salva a sí misma.  

«Et si Romeo et Juliette», de Dynamo Théàtre. ©Guy Carl Dubé

Otra mujer fuerte es la protagonista del western de títeres Jon Braun, una aventura de indios y vaqueros llena de humor y amor fraternal, que firma la compañía Anita Maravillas.

Y en Estrella, de los vascos Marie de Jongh (último Premio Nacional de las Artes Escénicas para la infancia y la juventud), una virtuosa pianista de tan sólo seis años se enfrentará a una dura pérdida que la hará madurar antes de tiempo.

Para superar otros miedos, en este caso los nocturnos, Night Light nos invita a ponernos cómodos y emprender un viaje en una carpa que esconde un universo mágico y único donde los peques a partir de 3 años podrán descubrir el lado bueno de la oscuridad.

Un vampiro como Nosferatu también tiene su hueco en la programación de esta 23 edición de Teatralia. Los franceses Bob Théâtre transportan a los jóvenes espectadores (a partir de 10 años) a Transilvania para conocer al más célebre de los chupasangre.

Pinocho tampoco podía faltar a la cita, y en esta ocasión la historia del muñeco de madera que quería ser humano se nos muestra en una pieza que combina danza y teatro físico, creada por la Jasmin Vardimon Company (Reino Unido).

«Blancanieves», de Luna Teatro Danza. ©Giuseppe Marconi

Y otro personaje mítico que se cuela en la programación es Ulises, cuyas aventuras en busca de Ítaca viviremos con la multipremiada compañía vasca Gorakada.

La directora de Teatralia, Lola Lara no ha querido pasar por alto un tema tan desgraciadamente actual como la violencia, que asalta a nuestros pequeños en las aulas, en los informativos y, en muchos casos, en sus propias casas.

Con teatro acrobático se enfrentan al odio los canadienses Dynamo Theatre en su revisión del famoso Romeo y Julieta de Shakespeare.

Los andaluces Titiritrán Teatro encaran un asunto tan peliagudo como la violencia psicológica con Arturo y Clementina, un espectáculo que aúna teatro de sombras, títeres y animación cinematográfica, y que ya ha sido premiado “por su sensibilidad al abordar el tema”.

Y más allá han ido las catalanas Les Impuxibles, que nos proponen una pieza de teatro, danza y música en la que hablan a jóvenes a partir de 14 años sobre la violencia sexual en primera persona. Su título: AÜC. El sonido de las grietas. 

«Pinocchio», de la Jasmin Vardimon Company. ©Tristram Kenton

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, escribe tu comentario
Por favor, pon aquí tu nombre