Los crecientes problemas económicos acabaron con ella hace algo más de dos años, pero los propietarios de la Sala Ítaca se resisten a abandonar su objetivo de “ser una puerta abierta a una cultura independiente, viva, crítica y renovadora”, como explicaba Pepe Ortega en la carta de despedida que publicó en abril de 2008. Así, este local volverá a abrir sus puertas mañana viernes 10 de diciembre.

Seguimos peleando contra una deuda que nos acosa y un medio árido y sonámbulo”, confiesan los propietarios. Sin embargo, siguen creyendo en ese teatro crítico y comprometido que les hizo apostar por un sueño. “Creemos que en la mirada mestiza, la nuestra, hay caminos para avanzar en la construcción de una conciencia humana universal, y por eso seguimos investigando en los clásicos para entender lo contemporáneo y viceversa. Seguimos buscando las miradas más amplias y menos dogmáticas allí donde las encontremos, sea en Cervantes o en los cuentos africanos, en historias de payasos o en el crisol de culturas que se han convertido los suburbios de Madrid”, declaran en su web.

Los montajes elegidos para esta deseada reapertura son: Mentiras, de Teresa Calo, e interpretado por La Barca Teatro; y El Lazarillo de Tetuán, de Pepe Ortega, protagonizado por la compañía Ítaca.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, escribe tu comentario
Por favor, pon aquí tu nombre