• La palpable homofobia existente en la Rusia de Putin queda retratada en Siveria, un thriller inspirado en hechos reales, que protagonizan Sonia Almarcha, Adolfo Fernández y Marc Parejo.


Inspirándose en el juicio a la activista rusa proderechos LGTBI Yelena Klimova, condenada por generar “propaganda homosexual” tras un interrogatorio sin actas públicas, el gallego Francisco Javier Suárez Lema escribió esta obra, en la que desde el mismo título juega a mostrar cómo se sienten las minorías sexuales en un país donde se les niega el derecho a la libertad de expresión.

Yelena (Almarcha) acoge en su casa a Kristof (Parejo). ©Sergio Parra
Fernández es el encargado de interrogar a Yelena. ©Sergio Parra

En su historia hay una mujer, Yelena (Almarcha), que recoge en su casa a Kristof (Parejo), un joven músico que intenta sobrevivir tocando en el metro porque sus padres le han repudiado por ser gay.

Juntos esquivan las leyes gubernamentales que prohíben la propaganda homosexual, editando desde su apartamento una página web de apoyo a jóvenes LGTBI rechazados por sus familias. 

Ella es lesbiana y él homosexual, y –según explica Adolfo Fernández, director y tercer actor sobre el escenario– en la pieza “están muy presentes la denuncia y el activismo”. 

Y es que Yelena es sometida a un duro interrogatorio, a cargo de un agente del KGB (Fernández), quien la humilla por su ideología, su género y su orientación sexual, para conseguir los nombres de sus “cómplices”.

Empleando “las hechuras del género de suspense clásico”, las ideas de Virginia Woolf y la música de Jeff Buckley, la función también trata “temas universales, como la traición, el miedo, la soledad, el poder, los fanatismos, o las relaciones entre padres e hijos”. Convirtiéndose –a juicio del director– en “un espectáculo cargado de emociones”, en el que Parejo interpreta al piano las piezas compuestas por Naiel Ibarrola.


La Rusia homófoba

En la Rusia de Vladimir Putin, la homosexualidad no es un delito (es legal desde 1993), pero la homofobia es palpable. En 2013, el gobierno aprobó una ley federal que prohíbe “la propaganda de relaciones sexuales no tradicionales”. Es la conocida como “ley de propaganda gay”, que en la práctica supone –según Amnistía Internacional– la “negación del derecho a la libertad de expresión a personas y grupos con opiniones disidentes, incluidas las minorías sexuales”.

Como denuncian las organizaciones LGTBI, esta norma ha alimentado aún más el acoso que sufre este colectivo, llegando incluso al asesinato. En 2014, la periodista Yelena Klimova (de cuya historia parte esta función) debió enfrentarse a un proceso judicial acusada de “generar propaganda homosexual”, por lo que fue condenada a pagar una multa de 50.000 rublos. Su delito: haber fundado una web llamada Children 404 en la que adolescentes LGTBI hablaban de sus problemas.

Y más recientemente, el 23 de julio de 2019, la policía de San Petersburgo halló el cuerpo de Yelena Grigórieva cosido a puñaladas en plena calle, escondido tras unos matorrales. Ecofeminista, lesbiana y defensora de los derechos civiles, a sus 41 años Grigórieva había denunciado que llevaba tiempo recibiendo amenazas de grupos ultranacionalistas y homófobos, pues su nombre había aparecido en una lista negra publicada en una web donde se ofrecían recompensas por dar un escarmiento a personas LGTBI o sus aliados.

Por todo esto, Amnistía Internacional ha solicitado que “la homófoba ‘ley de propaganda’ rusa sea derogada y se garantice el pleno respeto del derecho de todas las personas a la libertad de expresión, reunión y asociación en Rusia”.



  • SIVERIA

  • Teatro Español: C/ Príncipe, 25
  • HORARIOS: Martes a sábado, 20:30h. Domingos, 19:30h. 
  • FECHAS: Del 11 al 28 de febrero de 2021
  • PRECIOS: De 13,50€ a 18
  • DURACIÓN: 80 minutos


DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, escribe tu comentario
Por favor, pon aquí tu nombre