• El tándem formado por Carlota Ferrer y José Manuel Mora estrena una transgresora y multidisciplinar versión del clásico de Lorca.


Ocho hombres y una mujer asumen sobre el escenario la feminidad de los personajes que Lorca imaginó en su Casa de Bernarda Alba, en la reinterpretación que de la obra han hecho José Manuel Mora y Carlota Ferrer.

En Esto no es La casa de Bernarda Alba, dramaturgo y directora han intentado hacer realidad el deseo manifestado por muchos personajes lorquianos de “ser hombres para gozar de libertad”. Sólo que, agarrándose al “discurso feminista más radical”, han optado por vestir de mujer a su elenco masculino, para “evidenciar la fragilidad” femenina “ante la visión dominante del orden heteropatriarcal y su gestión del mundo a través del miedo”, explican.

Transexualidad teatral

No es la primera vez que Bernarda Alba cambia de género. En 1976, el actor Ismael Merlo se metió en la piel de esta viuda sexagenaria que condena al luto más asfixiante a sus hijas y madre, privándolas de la proximidad masculina y cultivando en ellas la necesidad de guardar las apariencias. Ya en 2013 toda la familia Alba fue interpretada por hombres en Paraguay. Y, este año, el venezolano Julián Martínez ha dirigido una versión completamente masculina de la obra en Ecuador.

Eusebio Poncela e Igor Yebra en una escena de la función. ©Antonio Castro

Ha habido otros que también han jugado a la provocación con este texto. Calixto Bieito, por ejemplo, colocó en su montaje de 1998 una trapecista desnuda, como símbolo del deseo reprimido.

En esta versión, sus creadores fusionan imagen, poesía, música y danza gracias a un elenco multidisciplinar que ubican en un museo de arte moderno donde se exhibe la obra de Lorca.

A partir de ahí, se suceden las “escenas performativas” en torno a esta historia en la que –relata Ferrer– “el miedo y el deseo son los temas fundamentales”. Sentimientos y emociones que se encargan de subir al escenario Eusebio Poncela (Bernarda), Óscar de la Fuente (Poncia), Jaime Lorente (Adela), Igor Yebra (Josefa), Arturo Parrilla (Magdalena), Julia de Castro (Amelia), Guillermo Weickert (criada), David Luque (Angustias) y Diego Garrido (Martirio).

Su objetivo es que su montaje, “lleno de sorpresas”, se convierta en “un canto a la libertad”. Y para conseguirlo necesitan “un espectador dispuesto a dejarse llevar por las emociones y las sorpresas”.



  • ESTO NO ES LA CASA DE BERNARDA ALBA
  • Teatros del Canal: C/ Cea Bermúdez, 1
  • HORARIOS: Martes a sábado, 20:00h. Domingos, 18:30h.
  • FECHAS: Del 14 de diciembre de 2017 al 7 de enero de 2018
  • PRECIOS: De 9€ a 17


DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, escribe tu comentario
Por favor, pon aquí tu nombre