Juan Carlos Rubio

0
897
El equipo de «Sensible». ©Antonio Castro

Modernizador de clásicos

Ha sido capaz de convertir todo un tratado de política como El príncipe, de Nicolás Maquiavelo, en un monólogo al que dio brio sobre el escenario un magnífico Fernando Cayo. Trasladó los personajes victorianos de Oscar Wilde en El abanico de Lady Windermere al Miami del siglo XXI, transformando el texto en una comedia latina a ritmo de salsa, protagonizada por Natalia Millán. Y partiendo de una novela epistolar de Constance de Salm creó, junto al coreógrafo y bailarín Chevi Muraday y la actriz Kiti Mánver, un original espectáculo de danza-teatro al que denominó Sensible (2017).

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, escribe tu comentario
Por favor, pon aquí tu nombre