Helena Pimenta es la nueva directora de la Compañía Nacional de Teatro Clásico (CNTC), en sustitución de Eduardo Vasco, convirtiéndose en la primera mujer que accede a este puesto. Su candidatura se ha impuesto a las otras 18 presentadas a concurso con una propuesta que, según la ministra de Cultura, Ángeles González-Sinde, “aúna tradición y modernidad, admiración y respeto a lo que ya representa la CNTC en España y en el mundo”.

Su proyecto

Las tres grandes líneas del proyecto de Pimenta, que marcarán el camino a seguir por la compañía en los próximos cinco años, hacen hincapié en “el actor, la palabra y el verso”, poniendo énfasis en la creación escénica actual, y sin olvidar a la Joven CNTC como proyecto estrella a desarrollar. Y es que para Pimenta, la CNTC “no puede eludir su responsabilidad en la formación y especialización en el teatro clásico”.

Tal como indica la propia directora, “la compañía seguirá centrando su programación en el Siglo de Oro, aunque abordará textos de otras épocas, como el Renacimiento, la Ilustración o el Romanticismo”. Además, Pimenta apuesta por la internacionalización de sus producciones, “consolidando Iberoamérica como un ámbito natural de difusión, y potenciando la colaboración con instituciones de prestigio tanto europeas como del resto del mundo”.

Ella

Licenciada en Filología Inglesa y Francesa por la Universidad de Salamanca, Pimenta se dedica profesionalmente desde 1986 a la dirección escénica, actividad que compagina con la docencia (dirige la Escuela de Teatro de Rentería y la sala Niessen de la misma ciudad, imparte cursos, seminarios, clases y talleres, y ha sido profesora de dirección escénica en la RESAD), y con la presidencia de la Asociación de Directores de Escena de España (ADE).

Ha recibido numerosos galardones, entre otros, el Premio Nacional de Teatro 1993 con la Compañía UR –de la que es fundadora y directora artística–; premios de la Asociación de Directores de Escena a la Mejor Dirección en 1996 por Romeo y Julieta, y en 1998 por Trabajos de amor perdidos; Premio del Jurado y de la Crítica al mejor Espectáculo del Festival Internacional de El Cairo 1993, por Sueño de una noche de verano; y Premio Lazarillo 2002 a la mejor trayectoria teatral.

Este año, Pimenta tiene previstos otros compromisos de gran calado, como son el estreno de Macbeth con su compañía y la inauguración del Festival de Mérida con Antígona.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, escribe tu comentario
Por favor, pon aquí tu nombre