Héctor Alterio: de cascarrabias
a abuelo enamorado

La sonrisa etrusca

0
770

“ No me importa interpretar personajes
que están a punto de morirse”

A sus 82 años, Héctor Alterio parece haber nacido para ser el Salvatore creado por Sampedro en la novela La sonrisa etrusca. Una historia sobre un anciano campesino calabrés enfermo de cáncer de estómago, que pasa sus últimos días en casa de su hijo en Milán, y que José Carlos Plaza y Juan Pablo Heras han llevado a las tablas con el beneplácito del laureado autor, y con el argentino como protagonista.

¿Qué te atrajo del proyecto?
La posibilidad de aventurarme en una historia maravillosa, respaldada por una novela de José Luis Sampedro, lo que garantizaba que el proyecto iba ser algo serio, profundo, importante.

Así que ya conocías la novela…
Por supuesto. La primera vez que la leí, me encantó. Y ahora que he tenido que leerla de nuevo por motivos profesionales, me sigue entreteniendo de la misma manera.

¿Pensaste alguna vez en sus posibilidades teatrales?
En absoluto, nunca lo imaginé. De hecho, me sorprendió cuando me comunicaron que ya estaba hecha la adaptación. Pero parece que Sampedro ha quedado encantado con el resultado.

Eres el protagonista de la función, con lo que eso supone…
Ha sido difícil, sobre todo por los continuos cambios en el tiempo, adelante y atrás, del pasado al presente y viceversa. Afortunadamente, las complicaciones forman parte del hecho de estar vivo… Además, el director ha sabido solventar la cuestión con buen criterio, y ha creado un ambiente que nos ha posibilitado trabajar con alegría, entusiasmo y tranquilidad.

El abuelo

¿Cómo es Salvatore?
Es muy divertido, y espero que llegue al público como me llegó a mí. Es un señor de mi edad, un poco cascarrabias, que, por razones de salud, debe dejar su hogar, al sur de Italia, y trasladarse a casa de su hijo en Milán, al norte. Y ése es un ámbito que no le pertenece, no se siente a gusto, y el contraste se refleja en su estado de ánimo. Eso, y su delicada condición física, hacen que se aferre a las cosas que le mantienen vivo, como su nieto, a cuya crianza se entregará en cuerpo y alma.

Alterio es Salvatore, un anciano enfermo terminal que se enamora de Hortensia (Julieta Serrano). ©David Ruano

Como abuelo, entenderás mejor ese vínculo especial que se crea entre Salvatore y Brunetino…
Ahora que tengo una nieta, lo entiendo perfectamente. Se crea un vínculo increíble, una relación en la que se refleja todo el amor que uno no ha dado ni a los hijos… Y creo que Sampedro lo ha reflejado de forma maravillosa en su novela.

El amante

¿Qué supone para Salvatore la llegada de Hortensia a su vida?
Es un soplo de aire fresco para este hombre refunfuñón. Un amor tardío que, en su estado terminal, quiere regalarle a su nieto en forma de abuela.

Ya has protagonizado otras primeras versiones teatrales de una novela. Ya lo hiciste con Yo, Claudio, de Robert Graves, y con El túnel, de Ernesto Sábato. ¿Supone un reto?
Sí, es más complicado, porque te enfrentas a un espectador que ya se ha creado una imagen de la historia en base a lo que ha leído… Pero es un desafío interesante que también forma parte del entretenimiento de nuestro trabajo.

Tampoco es la primera vez que te enfrentas a un personaje en estado terminal
Va con la edad. Cuando llegas a un estado de madurez como el mío, caen personajes de este tipo. Y mientras esté vivo y los pueda hacer, no me importa interpretar personajes que están a punto de morirse

¿No le tienes miedo a la muerte?
No, sólo a una enfermedad que me imposibilite mantenerme independiente o razonar.

Has hecho cine, teatro, televisión… ¿Con qué te quedas?
Con el teatro. Es una gimnasia saludable que me mantiene vivo. Sobre el escenario me siento dueño de mi trabajo. Enfrentarme al público cada noche me mantiene alerta, porque tengo una responsabilidad con el espectador, y eso me permite mejorar con cada función.



  • LA SONRISA ETRUSCA

  • Teatro La Latina: Plaza de la Cebada, 2
  • HORARIOS: Martes a sábado, 20:30h. Domingos, 19:00h. 
  • FECHAS: Del 1 de febrero al 4 de marzo de 2012
  • PRECIOS: De 18€ a 28


DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, escribe tu comentario
Por favor, pon aquí tu nombre