• Ernesto Caballero estrena Rinoceronte, de Ionesco, con Pepe Viyuela y Fernando Cayo.


Una grave epidemia asola el mundo. Alienación, conformismo, uniformidad y pérdida de valores son los principales síntomas del “rinocerantismo”, del que alerta el CDN basándose en la obra de Ionesco.

Ernesto Caballero, director del Centro Dramático Nacional (CDN), recupera El rinoceronte (1959) de Eugène Ionesco por tratarse de “una gran fábula sobre la voluntad, el libre pensamiento y la resistencia del individuo ante las presiones de la sociedad”. Unas cuestiones sobre las que, en su opinión, “es bueno reflexionar en estos tiempos de incertidumbre y necesidad de transformación de las estructuras”. Y él nos propone hacerlo “a través de un juego teatral, sarcástico y divertido, a veces paradójico, y otras, corrosivo”.

La transformación de Cayo.
El ‘virus’

En la función, un extraño virus toma al asalto una ciudad, y poco a poco se adueña de las almas y voluntades de sus gentes, quienes se tranforman físicamente en rinocerontes. Es lo que los expertos denominan “rinocerantismo”.

Sólo un hombre parece inmune a esta metamorfosis. Es Berenguer, alguien sencillo, a menudo minusvalorado y criticado por su alcoholismo. Un hombre solo frente a una “hipnosis colectiva” que ‘vende’ que “el futuro es rinoceronte, y oponerse a ello es obstaculizar el progreso general y perder una extraordinaria ocasión de ser alguien en la vida”, relata Caballero.

Ese héroe está interpretado por Pepe Viyuela, un actor en el que el director pensó desde el primer momento. “No veía a otro que encajase mejor en el personaje, por su ductilidad y su bonhomía; porque es capaz de hacer verosímil los más grandes disparates, o quitar hierro a los enunciados más difíciles”, apunta Caballero.

La resistencia

A Viyuela le gusta Berenguer porque es “alguien que duda, pero no se deja arrastrar”. Alguien con el que “te identificas y del que te enamoras”; que “sufre muchísimo por todo lo que ocurre a su alrededor, y que huye del borreguismo general sin pretenderlo”. De hecho, el actor reconoce que su personaje se plantea en algún momento “dejarse llevar por la corriente”. Aunque, finalmente, “defiende ser tal cual es; no quiere borrar su rostro (aunque no sea perfecto) perdiéndose en una manada”, explica.

Quizás el momento más difícil para Berenguer (y también uno de los más impactantes de la función), sea vivir, en directo, la transfiguración de su mejor amigo, Juan, a quien da vida Fernando Cayo.

El punto romántico lo pone la relación de Viyuela y Orazi.

“Juan es un hombre de mundo, elegante; la viva imagen del éxito. Y alecciona a Berenguer sobre lo que tiene que hacer para encontrar el amor y ser feliz”, apunta Cayo. Es “un ejemplo a seguir,” pero él también acaba convirtiéndose en “un animal” ante las narices de su amigo. Éste ha sido el gran reto actoral de Cayo: que el público “vea la lucha de ese hombre que se está transformando en algo que no quiere; un proceso que Juan disfruta, a veces y, otras, le horroriza”, dice el actor.

Y para hacer que esa experiencia sea más cercana, en el Rinoceronte de Caballero una pasarela rodea el patio de butacas. Por ella entran, salen e interactúan los actores, tratando de “trazar un puente con nuestra realidad”.


Aviso para navegantes

“Cualquiera que lo desee puede convertirse en un robusto y vigoroso rinoceronte. Supone un subidón de adrenalina y un descanso para la mente en estos tiempos de abatimiento e incertidumbre”, advierte Ernesto Caballero, que se ha encargado de adaptar este texto de Ionesco, escrito por el autor para luchar contra los totalitarismos, pero que el director del CDN recupera por su “total actualidad”. Y es que, en su opinión, no hay que olvidar que “nadie está exento de ceder a una epidemia de conformismo, tierra de cultivo para todo tipo de fanatismos, que pueden llevarnos a cometer las mayores atrocidades”, sentencia.



  • RINOCERONTE
  • Teatro María Guerrero: C/ Tamayo y Baus, 4
  • HORARIOS: Martes a sábado, 20:30h. Domingos, 19:30h.
  • FECHAS: Del 17 de diciembre de 2014 al 8 de febrero de 2015
  • PRECIOS: De 4€ a 24


DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, escribe tu comentario
Por favor, pon aquí tu nombre