• Estaba a una semana de estrenar su nueva versión de Our Town en su Espacio Gallinero cuando “todo se paró en seco”. Pero el director Gabriel Olivares ha sido el primero en levantar el telón del Lara en esta mal llamada “nueva normalidad”, y tiene varios proyectos más entre manos.


Tuvo que enfrentarse al “miedo y la intranquilidad” de tener a su madre contagiada de COVID-19 a más de 200 kilómetros de distancia (él en Madrid y ella en Albacete). Pero, una vez superada la enfermedad, el director albaceteño se centró en ‘enfocarse’ de nuevo y “limpiar lo que no necesitaba”.

Durante el confinamiento comenzó los ensayos online de La cuenta, de Clément Michel, un dramaturgo con el que mantiene “una relación personal muy buena” y al que ya ha montado en otras dos ocasiones (La caja y Una semana nada más). Se trata de “una comedia en la que la factura de una cena entre amigos sacará a la luz sus muchas cuentas pendientes”. Estará protagonizada por César Camino, Antonio Hortelano y Raúl Peña, que al principio de cada función echarán a suertes quién interpreta a cada personaje. El propio Olivares se encargará de la producción a través de El Reló Producciones. Y prevé estrenarla en marzo de 2021.

Mucho más inmediato ha sido el reestreno de Cádiz, una comedia escrita por Fran Nortes, que el mismo actor protagonizaba junto a Bart Santana y Nacho López en la sala pequeña del Teatro Lara desde diciembre de 2019, y que este julio ha pasado al escenario principal, encargándose de su reapertura tras la pandemia.

En un ensayo de su Edipo torero. ©Nacho Pena

“La función había ido muy bien en la sala pequeña, pero ahora creo que su lugar natural era la sala grande”, dice Olivares. No obstante, para adecuarse al traslado ha tenido que ensayar “una producción totalmente nueva”.

Haciendo de la necesidad virtud, ha tenido que “cambiar el diseño de luces y la escenografía” y contratar un cover, Arturo Venegas, que “se sabe los tres papeles y está preparado para sustituir a cualquiera de los tres protagonistas, por si alguno de ellos necesitara confinarse en algún momento”, explica el director. Igualmente, ha apostado por “buscar soluciones imaginativas” para que adaptarse a las nuevas exigencias sanitarias “juegue a favor de obra” en este montaje donde “los actores mantienen mucho contacto con el público”. Por eso, ha “normalizado” el uso de la mascarilla en los actores cuando bajan al patio de butacas, haciendo que pase a formar parte de la historia.

Además, en junio volvió a los entrenamientos de TeatroLAB, otro de los proyectos en los que emplea sus energías desde hace tiempo. Y en septiembre tiene previsto retomar los ensayos de Our Town, con la idea de estrenar en octubre en su Espacio Gallinero.

Asimismo, le han encargado “dirigir la versión valenciana de Burundanga, en la que participará “parte del reparto original”. Y su ‘hermana’ madrileña volverá a subir el telón en el Teatro Maravillas “a principios de septiembre”.

En el horizonte avista otros proyectos de los que aún no puede hablar “porque no están firmados”, pero tiene claro que quiere “apostar más que nunca por las comedias que alegren la vida al espectador, que es lo que necesita ahora”, porque el objetivo es “volver a seducir al público para que regrese a los patios de butacas”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, escribe tu comentario
Por favor, pon aquí tu nombre