Francesc Garrido se resiste al amor

La resistencia

0
1438
Metido en su papel de David para la promoción de "La resistencia". ©Nata Moreno

“Hay personajes que me dejan hecho polvo un tiempo, pero creo que está bien pasar por ahí”

Habitual de los escenarios catalanes, el rostro de Francesc Garrido se hizo famoso en toda España gracias a la serie Sé quién eres, donde interpretaba al abogado amnésico protagonista. Tras terminar el rodaje de La sala, una nueva serie que HBO estranará este mes, el actor barcelonés pisa las tablas de los Teatros del Canal con La resistencia, un texto de Lucía Carballal que protagoniza junto a Mar Sodupe y a las órdenes de Israel Elejalde.  

de vuelta al ‘gimnasio’

¿Qué te atrajo de este proyecto?
Primero fue el aliciente de trabajar con Mar Sodupe, a quien conocía de la serie Sé quién eres, y que fue quien me avisó de que Israel Elejalde iba a proponerme esto. Yo no le conocía, pero me gustó mucho una cosa que me dijo sobre el amor y la admiración en la pareja, la reflexión en torno a la cual gira la obra. Luego leí el texto y me pareció brutal, y como me apetecía mucho volver al gimnasio que es el teatro, porque lo tenía un poco abandonado, le dije que sí.

Háblame de tu primer encuentro con David, tu personaje.
Fue en el hotel de Gran Canaria donde me alojaba para el rodaje de La sala. Después de darme un relajante baño en la playa, desconecté de todo y me puse a leer el guion. Y David me encantó, porque me reconozco en él, creo que representa muy bien a los hombres.

¿Cómo es ese hombre en el que te reconoces?
Es prisionero de su época, de su educación, de su tiempo, de su ego, de su vanidad, del esfuerzo y el trabajo que le ha costado llegar hasta donde ha llegado… Y, desde ese punto de vista, yo me reconozco en todo. David se ha pasado diez años sin publicar nada, y sabe lo que es el desierto árido del ninguneo. Por eso su triunfo le hace más prisionero de sí mismo, porque se aferra a él. En cuanto al amor, es un desastre, porque es difícil estar en el lugar emocional adecuado si, inconscientemente, antepones lo profesional.

¿Y por qué apuesta Garrido: por lo profesional o lo emocional?
Por lo emocional, pero es innegable que también he sido prisionero de lo profesional, en unas épocas más inconscientemente, hasta que he dicho ‘basta, quiero estar por mí, por la vida y por la gente que quiero’.

¿Cómo enfrentas un personaje?
Trabajo mucho con la intuición, con el inconsciente, imaginando cómo sería el personaje que me toca interpretar. Y si el guion es bueno, te da muchas pistas. Luego llega el trabajo con los compañeros y el director.

¿Algún personaje que sueñes interpretar?
Me encantaría interpretar al padre de Los hermanos Karamázov, porque ya no tengo edad para ser ese joven místico y algo tarao que también me hubiese gustado hacer. Pero tampoco mitifico mucho. 

A lo largo de tu carrera, ¿ha habido algún personaje en el que te haya costado entrar?
Quizá de joven, cuando entendía menos la vida, alguno me costó más, pero no lo recuerdo. Creo que la edad te hace entender el mundo y, por tanto, te acercas más a la comprensión de los personajes. Sólo hay que hacer un pequeño ejercicio de humildad y honestidad.

¿Qué le diría el Garrido de hoy al joven que comenzaba en la profesión hace años?Nada, que hiciera lo que hizo. Creo que estuvo bien. Quizás el Garrido joven podría aconsejarme algo a mí ahora, porque la irracionalidad de la juventud, esa inconsciencia, es magnífica, y es desde la que yo intento trabajar. Así que, me vendría bien recuperarla.

¿Cuándo supiste que querías ser actor?
En mi casa cuentan que lo decía desde bien pequeño. Quizá fueron las películas que veía con mi padre en esa época, que me llevaba mucho al cine porque le encantaba… Aunque no supe lo que en realidad significaba ser actor hasta que entré en el Insititut del Teatre de Barcelona. Ahí me di cuenta de lo que había que currar para convertirse en alguien capaz de entender e interpretar diferentes personajes. Pero no cambiaría esta profesión por nada. Es increíble.

¿Qué sientes sobre un escenario?
Excitación. Es un lugar donde dejarme llevar. Para mí la interpretación está ligada al inconsciente, a esa zona irracional en la que no existe nada que te ate. Y creo que supone entregarte a través de un personaje, vaciarte, dejar algo de ti, y eso me produce vértigo. Y me encanta.

Pensando así, ¿te resulta fácil dejar al personaje en el camerino?
No. Me lo llevo a casa. Como he estado rascando dentro de mí, me he metido en lugares emocionales que duelen y me he entregado a ello, es inevitable que al salir esté tocado. Hay personajes muy contundentes que me dejan hecho polvo un tiempo, porque tardo en quitarme esa energía; me ha pasado toda la vida, pero creo que está bien pasar por ahí.  


 

Algunos de los montajes teatrales en los que ha trabajado en los últimos años.

Entregado a la interpretación

Debutó en los escenarios en 1990 y durante una larga temporada fue lo que él llama un “hombre de teatro”, pero desde hace un tiempo compagina las tablas con el cine y la televisión, pues para Garrido lo que cuenta es “vaciarse a través de la interpretación”.

Una docena de series, una treintena de películas y otras tantas obras de teatro dan forma a un currículum en el que ha trabajado a las órdenes de grandes directores, como Lluís Pasqual, Carles Alfaro, Carme Portaceli, Calixto Bieito, Albert Espinosa, Ferrán Madico, Juan Cavestany, Agustín Díaz Yánez, Alejandro Amenábar, o Iciar Bollaín, entre otros. Una larga trayectoria profesional que corona una Biznaga de Plata como mejor actor ex aequo con el resto de compañeros de Smoking room, la cinta de Julio Wallovits llevada al teatro en 2017.

En breve empezará a rodar con Pau Freixas un nuevo proyecto para Netflix, en el que dará vida a un padre de familia “un poco cobarde” con cuatro hijas adolescentes a las que quiere proteger.



  • LA RESISTENCIA
  • Teatros del CanalC/ Cea Bermúdez, 1
  • HORARIOS: Martes a sábado, 20:00h. Domingos, 18:30h.
  • FECHAS: Del 31 de enero al 17 de febrero de 2019
  • PRECIOS: Desde 10
  • DURACIÓN: 70 minutos


DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, escribe tu comentario
Por favor, pon aquí tu nombre