• Gel hidroalcóholico y mascarillas serán el complemento imprescindible en los festivales de artes escénicas de este verano, que reducen su aforo para mantener la distancia de seguridad, y apuestan por las compañías nacionales con la intención de reactivar el deteriorado tejido teatral patrio.


Se han convertido en una cita estival imprescindible, pero este verano la pandemia ha conseguido que algunos, como Clásicos en Alcalá, no se celebren; que otros, compartan el directo presencial con el streaming; que todos mermen considerablemente la oferta escénica que nos ofrecen; y que la presencia internacional sea prácticamente nula.

Pese a todo, este año extraño no evitará que muchas ciudades de nuestra geografía presten algunos de sus parajes más singulares como escenarios teatrales. Es el caso de Almagro (Ciudad Real), Granada, Olite (Navarra), Mérida (Badajoz), Peñíscola (Castellón), Olmedo (Valladolid), Ribadavia (Orense), Ciudad Rodrigo (Salamanca) o Barcelona.

Una tabla de salvación

Con la idea de “mandar una señal de optimismo a una sociedad convulsa y deprimida”, el director del Festival Internacional de Música y Danza de Granada (25 junio – 26 julio), Antonio Moral, ha confeccionado una programación musical “llena de guiños a Beethoven”, para conmemorar los 250 años de su nacimiento, y que en lo dancístico incluye a Les Ballets de Monte-Carlo y su “fierecilla domada”; la Compañía de Antonio Najarro, que revisita Alento, uno de los títulos que coreografió para el Ballet Nacional de España; y la Compañía Nacional de Danza, con tres piezas: Festival de las flores de Genzano, de August Bournonville; Love fear loss, de Ricardo Amarante; y el estreno absoluto de Arriaga, de Joaquín de Luz, su nuevo director.

Además, Antonio Ruz ha coreografiado Gugurumbé, un espectáculo donde el flamenco y la danza contemporánea se fusionan con los ritmos africanos para conmemorar el quinto centenario de la primera vuelta al mundo.

tirant_CRIT © Marcos Baño
El Institut Valencià de Cultura y la CNTC coproducen “Tirant”, adaptación del clásico del siglo XV de Joanot Martorell. ©Marcos Bañó

En la Ciudad Condal, El Grec (30 junio – 31 julio) alza el telón en el anfiteatro griego de Montjüic celebrando la vida con A tocar!, de la compañía circense Baró d’Evel, en colaboración con el artista visual Frederic Amat, que realizará una intervención en la pared del anfiteatro; la pareja musical formada por la cantante de fados Lina y el músico Raül Refree (responsable de éxitos de Kiko Veneno, Rosalía, o Silvia Pérez Cruz); la danza de María Muñoz, la mitad de la compañía Mal Pelo; y las sonrisas del payaso Tortell Poltrona.

Y hasta finales de julio se ofrecerán 47 propuestas presenciales más, entre las que destacan creadores españoles de gran proyección internacional, como Angelica Lidell, con La letra escarlata; la Agrupación Señor Serrano, con The Mountain; y La Veronal, con Sonoma. O un Premio Nacional de Artes Escénicas para la Infancia y la Juventud, como Marie de Jongh, con Ikimilikiliklik. Además Francesc Casadesús, director de esta 44 edición ha conseguido mantener algunas propuestas extranjeras, como la de los belgas Peeping Tom y su Díptico: La puerta ausente y La habitación perdida; las acrobacias de la francesa Compagnie XY en Möbius; o el encuentro entre el teatro del director portugués Tiago Rodrigues con la danza de La Ribot y Mathilde Monnier en Please please please.

En el Festival de Teatro Clásico de Almagro (14 -26 julio), sin embargo, se ha apostado por las compañías nacionales, con la idea de “reactivar nuestro deteriorado tejido teatral”; aunque se ha tenido que cancelar la sección para directores noveles Almagro Off, y convertir en “virtual” Barroco Infantil.

dreaming-juliet_elefante-elegante
Los gallegos Elefante Elegante imaginan el futuro familiar de Romeo y Julieta en “Dreaming Juliet”.

Erigiéndose, un año más, como “la reserva natural de nuestro Siglo de Oro”, la programación elaborada por Ignacio García para esta 43 edición subirá al escenario autores patrios como: María de Zayas, Cervantes, Santa Teresa de Jesús, Lope de Vega, Calderón de la Barca, Sor Juana Inés de la Cruz, Zorrilla, Fernando de Rojas, Quevedo o Ausiàs March, “condensados en dosis pequeñas”, a modo de “menú degustación”. Un menú “gourmet” que incluye nombres como los de Adriana Ozores, Lluís Homar, Roberto Álamo, Alberto San Juan, Rafael Álvarez ‘El Brujo’ o Ana Belén, quien recogerá el XX Premio Corral de Comedias.

Invitada de honor en esta edición, la Comunidad Valenciana estará presente con varias compañías y espectáculos. Entre ellos, Tirant, de Joanot Martorell, bajo la dirección de Eva Zapico, una coproducción con la Compañía Nacional de Teatro Clásico (CNTC) que, convertida en “el alma” de este evento desde hace años, también estrenará En otro reino extraño, una obra en torno a Lope de Vega y al amor, dirigida por David Boceta para los jóvenes de la compañía; y Alma y palabra, un espectáculo de José Carlos Plaza sobre textos del místico San Juan de la Cruz, con Homar y Ozores sobre el escenario, acompañados del pianista Emili Brugalla. Además, podremos disfrutar del espectáculo de Ron Lalá Andanzas y entremeses de Juan Rana, sobre el cómico más conocido del barroco español.

Los ronlaleros también se dejarán caer por Olite y Olmedo con su último montaje. Y en la Villa del Caballero coincidirán con El Brujo y sus Dos tablas y una pasión; Nao d’Amores y su Nise, la tragedia de Inés de Castro; el Romeo y Julieta de Teatro Clásico de Sevilla (TCS); la desinhibida comedia de Lope La viuda valenciana, en versión de Mic Producciones; y Cervantes y “su genial criatura”, representados en El vuelo de Clavileño, de Teatro Tribueñe.

Y es que el director de Olmedo Clásico (24 julio – 2 agosto), Benjamín Sevilla, se ha visto obligado a “reducir el tamaño” del evento, pero “sin menoscabo alguno de su calidad”, cuyo “irrenunciable nivel artístico está asegurado” con estos seis espectáculos de “compañías fetiche, reclamadas una y otra vez por el público” local, y que podrán disfrutarse al aire libre, en la Corrala del Palacio del Caballero.

un-musical-barroco_proyecto-barroco
“Un musical barroco”, de Proyecto Barroco, pasará por el Festival de Teatro Clásico de Peñíscola.

En el Festival de Teatro Clásico de Olite (17 julio – 2 agosto), además de Ron Lalá participarán otras 18 compañías, en su mayoría navarras. Allí, figuras escénicas como Lola Casamayor, Jesús Noguero o Eva Rufo, nos ofrecerán un recital de poesía mística bajo el título de Esta divina prisión. Viajaremos por nuestros clásicos con La estrella de Sevilla, de TCS; las marionetas de La Celestina de la Compañía Bambalina; y el Lazarillo más rebelde y ‘hiphopero’, que presentan el rapero Roberto Hoyo y el músico Marco Ferreira en Lázaro.

Los autores “más emblemáticos” del siglo XX también estarán representados en Olite. Carmelo Gómez mostrará su pasión por el poeta de Fuente Vaqueros con A vueltas con Lorca; Pepe Viyuela, Alberto Jiménez y Fernando Albizu protagonizarán un montaje con aires de cine mudo de Esperando a Godot, del Nobel de Literatura Samuel Beckett; Atalaya Teatro presentará su revisada versión de Madre Coraje de Brecht; y redescubriremos a Kafka a través de los ojos del actor Dafnis Balduz y Expediente K.

Habrá circo con La Banda y su Kimera; teatro musical con Yo, la peor del mundo, donde Vaivén Producciones nos habla de la figura de Sor Juana Inés de la Cruz; y la danza regresará con la coreografía de Adriana Bilbao para hablarnos de la problemática de la emigración mezclando el flamenco con ritmos vascos en Burdina Hierro.

Temas actuales, lenguajes diferentes

La compañía de Kirenia Martínez Acosta también empleará el lenguaje coreográfico para hablarnos de este tema en Emigrantas, pero será en la Mostra Internacional de Teatro de Ribadavia (MIT) que, apostando por apoyar “la creación contemporánea, diversa y paritaria”, ofrecerá 24 espectáculos del 17 al 27 de julio.

La violencia machista quedará retratada en el multipremiado montaje Rebota, rebota y en tu cara explota, de Agnés Mateus y Quim Tarrida. Los creadores Laida Azkona y Txalo Toloza emplearán el teatro documental para mostrarnos los efectos nocivos del neocolonialismo; y la danza servirá para que La Macana nos hable de nueva masculinidad en Pink Unicorns, y Nova Galega de Danza nos abra los ojos a la belleza del ámbito agrícola en Leira.

orbita ©TOMOYUKI HOTTA
Zen del Sur estrenará “Órbita” en la Feria de Castilla y León. ©Tomoyuki Hotta

Además, Teatro en Vilo podrá estrenar Hoy puede ser mi gran noche, después de que la pandemia impidiera que lo hiciese en el Teatro Fernán Gómez de Madrid; Elefante Elegante mostrará su libérrima y musical versión de Romeo y Julieta en Dreaming Juliet; y Pablo Remón hará lo propio con su Doña Rosita anotada, a partir del texto de Lorca, y también presentará Sueños y visiones de Rodrigo Rato. Asimismo, se mostrarán las dos piezas con más candidaturas a los Premios María Casares de teatro gallego: Liberto, de Marelas Producións; y Fariña, de Ainé Producións.

Parajes incomparables

Ante la atenta mirada de la diosa Ceres, que preside el teatro romano emeritense, Belén Rueda debutará en este milenario monumento extremeño protagonizando Penélope en la 66ª edición del Festival de Teatro Clásico de Mérida (22 julio – 23 agosto). Irene Arcos, Pepón Nieto, María Galiana, Paco Tous, Fernando Cayo, Toni Acosta, María Esteve, Fele Martínez, Mariola Fuentes, Álex O’Dogherty o Itziar Castro serán otros de los populares rostros que pasarán por este escenario, insuflando vida a historias griegas y romanas, con títulos como Antígona, Anfitrión, Cayo César y La comedia de la cestita.

Son los cinco estrenos de esta cita emeritense, que presenta una versión más reducida, pero mantiene sus extensiones de Medellín, Regina y Cáparra, sumando cuatro espectáculos: la zarzuela La corte del faraón, con dirección de Ricard Reguant; Tito Andrónico, en versión de Nando López y con dirección de Antonio Castro Guijosa; Clitemnestra, con Natalia Millán; y Elektra.25, de Atalaya.

Las piedras del palacio de armas del Castillo del Papa Luna acogerán también ese Tito Andrónico producido por Teatro del Noctámbulo como parte de la programación de la 23ª edición del Festival de Teatro Clásico Castillo de Peñíscola (17-31 julio). A este título se añaden Un musical barroco, de Proyecto Barroco; Hipólito, de Maltravieso Teatro; Buscando a Cervantes, de Castro Romero Flamenco; dos que también pasarán por Almagro: El increíble asesinato de Ausiàs March, de CRIT Companyia de Teatre, y Celestina, la tragiCLOWNmedia, de La Escalera de Tijera; y el espectáculo de clausura, a cargo de los valencianos La Fam.

la-corte-del-faraon_merida ©Jero Morales
Celia Freijeiro e Itziar Pascual son dos de los conocidos rostros de la zarzuela “La corte del faraón”. ©Jero Morales

En la otra punta de nuestra geografía, el conjunto histórico-artístico de Ciudad Rodrigo acogerá la Feria de Teatro de Castilla y León (25-29 agosto), donde el público podrá asistir a 14 estrenos de circo, títeres, clown y teatro, incluido el de la portuguesa Este Estação Teatral, la única presencia foránea, que presentará su versión en castellano de El retrato de Alabad.

Desde la mirada cómplice del payaso Asaco presentará Crash, un planeta emocionante, y también estrenarán sus últimas propuestas De Amarillo Producciones (El carro de los cómicos de la legua), Suripanta Teatro (Comedia en negro), Baychimo (con su familiar La leyenda de Sally Jones), La Chana (Blancanieves), Teatro Atópico (Amigo Félix), Cirk About It (Un día de cine), Perigallo (Cabezas de cartel), Alauda (Ingenii Machina), Zen del Sur (Órbita), Locamotiva (Bric a Brac), y Col·lectiu F.R.E.N.È.T.I.C. (Save the Temazo).

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, escribe tu comentario
Por favor, pon aquí tu nombre