• El Centro Dramático Nacional estrena La rebelión de los hijos que nunca tuvimos, una fábula sobre los niños migrantes en Europa.


Partiendo de una trágica realidad, la de los niños refugiados desaparecidos mientras marchaban en busca de una vida mejor, los hermanos canarios Quique y Yeray Bazo (que firman bajo las siglas QY Bazo) han escrito La rebelión de los hijos que nunca tuvimos, una “historia imaginada” creada con la complicidad de toda la compañía y al amparo del Centro Dramático Nacional (CDN) y su programa Escritos en la escena.

Una foto: la de Aylan, el niño sirio de tres años muerto en una playa turca cuando trataba de emigrar a Europa; y un dato: los más de 100.000 menores refugiados sin acompañar que han desaparecido al pisar nuestro continente, sirvieron de mecha para iniciar una trama que se presenta al público como un cuento; “el mejor recurso para que abramos la mente a una realidad difícil de digerir: la de la infancia arrebatada”, afirma Eva Redondo, la directora.

Érase una vez…

Basándose en la serie francesa Les revenants, en la que un grupo de ‘resucitados’ regresa a casa sin haber cambiado un ápice tras años muertos y enterrados, los Bazo se preguntaron qué pasaría si todos esos niños migrantes apareciesen por arte de magia en una ciudad cualquiera. Y eso, precisamente, es lo que pasa en su historia, que, como todo buen cuento, comienza con un “Érase una vez en la ciudad de Proel…”

Y Proel, que en la función se ha construido con el “imaginario común” de todo el equipo pero bien podría ser Madrid, o París, o un pueblo perdido en Las Alpujarras, amanece un día invadido por miles de infantes inmóviles, silenciosos, mojados y con la mirada perdida que, dependiendo del adulto que los observa, pueden parecer “criaturas amenazadoras e inquietantes” o seres “profundamente enternecedores”.

Con ellos llegará la experiencia de lo extraño y todo cambiará. Porque su regreso es “un acto de rebeldía contra la realidad”. Una realidad donde no hay pateras que se hunden, pero sí ahogados; no hay controles fronterizos, pero sí murallas; no hay policías que patrullan, pero se caza a los niños en el bosque con una canción.

Imágenes que “nos devuelven con su reflejo a un presente inmediato” y nos muestran nuestra “falta de empatía”. Porque –nos recuerdan los Bazo– no hay que olvidar que, como decía H.C. Andersen, “de la realidad están sacadas nuestras historias imaginadas”.



  • LA REBELIÓN DE LOS HIJOS QUE NUNCA TUVIMOS
  • Teatro María Guerrero: C/ Tamayo y Baus, 4
  • HORARIOS: Martes a sábado, 18:30h. Domingos, 17:30h. 
  • FECHAS: Del 31 de mayo al 11 de junio de 2017
  • PRECIOS: De 6€ a 12


DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, escribe tu comentario
Por favor, pon aquí tu nombre