• El discurso del rey pasa del cine al teatro. El guionista del largometraje es el responsable de la adaptación, cuya versión española corre a cargo de Emilio Hernández, con dirección de Magüi Mira.


Adrián Lastra y Roberto Álvarez recogen sobre el escenario el testigo del oscarizado Colin Firth y de Geoffrey Rush, respectivamente, para dar vida a la historia del monarca que superó su tartamudez gracias a los inusuales métodos empleados por un excéntrico logopeda.


Varias escenas del montaje que dirige Magüi Mira.

La acción transcurre en un período de catorce años; entre el discurso del príncipe Alberto de Inglaterra, en Wembley en 1925, y su discurso, ya como rey Jorge VI, en 1939, para comunicar la entrada del país en la Segunda Guerra Mundial.

Una historia real

“Es una obra fascinante, que habla de superar nuestras limitaciones, de luchar por vencerlas, y lo hace en un momento importante de la historia de Inglaterra y de Europa, en el que Jorge VI jugó un papel decisivo”, afirma la directora de la función, Magüi Mira.

Y es que el príncipe Alberto, conocido como Bertie en el entorno familiar, no estaba llamado a reinar. Pero, a la muerte de su padre, el rey Jorge V, y tras la escandalosa abdicación de su hermano Eduardo VIII, que quería casarse con una norteamericana divorciada en dos ocasiones, se convirtió, sin desearlo, en el tercer monarca de la Casa de Windsor.

“Bertie es una persona muy tímida, que quiere llevar una vida corriente, alejada de la corte, y una carambola del destino le obliga a cambiar su hoja de ruta y enfrentarse a sus traumas, como su acentuada tartamudez”, relata Lastra.

Además, debe hacer frente a un país al borde de la guerra y que necesita deseperadamente un líder, que él no está preparado para ser.

El hombre sin palabras

Como explica Mira, “un hombre sin palabra es un hombre sin poder, y nuestro protagonista se enfrenta a la pérdida de poder como monarca por su falta de elocuencia, en un momento en el que la voz y la palabra son imprescindibles”. Más aún si tenemos en cuenta que grandes líderes mundiales coetáneos, como Hitler, “mueven a las masas hasta límites insospechados sólo con su voz sonando en las ondas”, añade la directora.

De ahí que su esposa Isabel, la futura reina madre (interpretada aquí por Ana Villa), le ponga en contacto con un logopeda de métodos poco ortodoxos, pero con grandes resultados, llamado Lionel Logue. Él le enfrentará a sus monstruos y será quien le dé el poder de la voz, de la palabra; el poder de un rey.


Colin Firth y Geoffrey Rush en una escena de la película.

Del cine al teatro

Cuatro estatuillas (mejor director, película, actor principal –Colin Firth– y guión) avalan The King’s Speech (El discurso del rey), la película británica de 2010 dirigida por Tom Hooper a partir del guión escrito por David Seidler. Éste, que también padeció tartamudez en su infancia, comenzó a escribir esbozos para un libreto sobre la relación entre Jorge VI y su fonoaudiólogo en los años 80. Y él es también el responsable de la adaptación teatral, que se estrenó en 2012 en Londres, llegando meses después a Broadway, y que ahora aterriza en nuestro país en versión de Emilio Hernández.



  • EL DISCURSO DEL REY
  • Teatro Español: C/ Príncipe, 25
  • HORARIOS: Martes a viernes, 20:00h. Sábados, 18:00h. y 21:00h. Domingos, 20:00h. 
  • FECHAS: Del 29 de mayo al 28 de junio de 2015
  • PRECIOS: Desde 3,75


DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, escribe tu comentario
Por favor, pon aquí tu nombre