• Los Brokers de Yllana son rubios, ricos y peligrosos. Manejan el mundo a su antojo y, mientras juegan con el dinero, pueden hacerte morir de risa.



Antonio de la Fuente, Fidel Fernández, Antonio Pagudo y Luis Cao interpretan a cuatro ‘monstruos de las finanzas’ a los que les sobra el dinero y viven pegados al móvil, pendientes de las marcas e intentando satisfacer sus numerosos y caros vicios. Sus personajes pertenecen a un selecto club donde las cabelleras rubias son la seña de identidad, y donde la especulación, el alcohol, la cocaína, el soborno, la ropa cara y el culto al cuerpo están a la orden del día.

“Interpreto a un hombre que piensa que el dinero da la felicidad –dice Fidel Fernández–. Es un vicioso, crápula, machista, soberbio, prepotente, chulo, déspota, y capaz de hacer cualquier cosa para conseguir dinero y volver al club de los chicos rubios cuando en un momento de la obra pierde su estatus”.

Pero ésta no es la única “joyita” del plantel. “La característica más sobresaliente de mi personaje es la envidia. No le basta con lo que tiene, aunque es mucho, quiere poseer lo de los demás y es capaz de hacer cualquier cosa para tenerlo. Para él, la amistad no existe cuando hay dinero de por medio”, explica Antonio de la Fuente.

el lado ¿humano?

Pero los ricos también tienen su corazoncito. “Mi personaje va de conquistador, es el chulito, el guaperas, pero su realidad es muy distinta: vive en la soledad más absoluta”, comenta Antonio Pagudo, quien dice haber intentado “darle un toque de ternura” al personaje, “para que llegue al público, para mostrar que todos tenemos un lado oscuro y otro que lo es menos”.

También parece tener problemas con las mujeres el broker al que da vida Luis Cao. “Es un adicto al teléfono móvil y, debido al estrés, tiene serios problemas de impotencia, por lo que acude a un gurú del Tíbet, a ver si le puede echar una mano”. De hecho, a su personaje lo desnudan en medio de la función, y “es entonces cuando, desprovisto de su reloj de oro, su móvil…, se muestra más vulnerable; cuando siente pudor y se da cuenta de que es uno más”, afirma el actor.

Con su personaje, Yllana intenta “criticar las obsesiones y la falta de contacto humano, porque abusamos mucho del móvil y el ordenador”, dice Cao. Pero también hay una mordaz crítica a la “permanente pose de falsedad de los ricos”, a la “prepotencia y el egoísmo de quienes nos han llevado a la crisis”, denuncia Fidel.

Porque este montaje aborda sin miedo las ruindades que pueden cometerse para conseguir un pasaje al ‘club de los privilegiados’ donde los escrúpulos no tienen cabida y la única bandera es el dinero, venga de donde venga.

Y aunque a estos cuatro actores no les importaría tener “tanta pasta” como tienen los personajes que interpretan, ellos aseguran no tener nada que ver con sus alter ego en la ficción. “Son personajes muy exagerados”, apunta Fernández.

los modelos

Para crearlos se han valido de modelos de lo más variopinto. Desde Jesús Gil al Tío Gilito, pasando por el desalmado personaje de Michael Douglas en Wall Street, o la pose de los modelos del anuncio del perfume One Million, de Paco Rabanne. Todo vale cuando se trata de hacer reír. Y ése es el principal objetivo de esta función. “No intentamos entrar en moralinas, pero sí hacer reír, porque la risa es una terapia para todos”, apunta Pagudo.

En esta terapia de risas, el diálogo brilla por su ausencia y los reyes del espectáculo son los gestos, acompañados de una potente banda sonora, y unos efectos sonoros y visuales que lo convierten en un montaje redondo.



  • BROKERS
  • Teatro Alfil: C/ Pez, 10
  • HORARIOS: Jueves y viernes, 20:00h. Sábados, 18:00h. y 20:00h.
  • FECHAS: Desde el 20 de mayo de 2010
  • PRECIOS: De 15€ a 22


DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, escribe tu comentario
Por favor, pon aquí tu nombre