• El Lara ha sido el primer escenario privado en levantar el telón, pero ha tenido que aplazar la celebración de su 140 aniversario. Su director, Antonio Fuentes, hace balance de estos meses posconfinamiento.


Siempre se ‘involucra’ mucho con los proyectos que llegan a sus manos y con el público que acude a la sala, al que escucha y a menudo atiende personalmente. Así que, desde el principio, Fuentes y su equipo tuvieron claro que abrirían el teatro en cuanto les permitiesen “un aforo razonable (de entre el 60-70%)”, pues eran muchas las “compañías que consideran ésta su casa y que –como explica– necesitaban trabajar como fuera, porque no tenían ingresos, y nosotros tenemos un compromiso con la profesión, con esa familia escénica que hemos formado, y con los espectadores”.

Así, este empresario, que durante años trabajo en el mundo de las grandes compañías junto a Martin Varsavsky (fundador de Jazztel), decidió “asumir el riesgo” y volvió a abrir las puertas del Lara el pasado 8 de julio, casi 120 días después del cierre obligado por la proclamación del estado de alarma.

La comedia Cádiz, protagonizada por Fran Nortes, Bart Santana y Nacho López, a las órdenes de Gabriel Olivares, fue la encargada de levantar el telón de la sala principal con una renovada producción, con “guiños” a la extraña situación actual, en la que han “jugado” a introducir elementos anticontagio, como las mascarillas, en el curso de la función.

Una semana más tarde, se encendían las luces de la sala Lola Membrives para el estreno nacional de Sueños de un seductor, de Woody Allen, el nuevo montaje de la compañía PasoAzorín. Y poco a poco se han ido sumando a su programación La llamada; Desde el sofá; Sidra en vena; Lavar, marcar y enterrar…

Teatro seguro

La COVID-19 ha obligado a hacer varios cambios en el funcionamiento de este teatro centenario. “Hemos reducido el número de funciones y primado la seguridad bloqueando butacas y dividiendo al público en la entrada y la salida, porque somos los mayores interesados en que la gente venga al teatro de forma segura y repita la experiencia, para volver a llenar las salas del Lara dentro del aforo permitido”.

A Fuentes le gusta tomar el pulso al público del Lara, aunque ahora deba hacerlo con mascarilla. ©Lucia Romero

Con “mucho esfuerzo” y “gracias al apoyo de abonados y suscriptores”, desde su reapertura en este teatro se han dado cita más de 10.000 espectadores y se han emitido más de 300 nuevos abonos entre tarifas planas, abonos anuales y tarjetas regalo, a los que hay que sumar 500 tarifas reactivadas tras verse pausadas por el confinamiento.

Y aunque agradece las aportaciones de espectadores con la Fila Cero (una línea de colaboración económica que ha ayudado al relanzamiento de las compañías en cartel más necesitadas), de momento, reconoce que las cuentas no le salen. “Estamos en pérdidas mensuales, pero son menores que si estuviéramos cerrados y, además, damos trabajo a la gente”, asegura Fuentes, quien siempre ha dicho que “el teatro no es un negocio para hacerse rico, pero puede ser sostenible”.

Mucho que celebrar

Sacando su lado más romántico, Fuentes tiene claro que “la pandemia terminará pasando y saldremos de ésta, porque los españoles somos luchadores. Mientras tanto, toca aguantar con pocos ingresos y manteniendo viva la llama del amor por el teatro y la cultura”.

Él y su equipo han tenido que aplazar la celebración de los 140 años de historia de la conocida como “bombonera de don Cándido”, pero ya están haciendo planes para conmemorar este señalado aniversario “cuando las circunstancias lo permitan” y “focalizando las celebraciones en los clientes del Lara”.

De momento, a principios de septiembre lanzaron 140 Tarjetas Aniversario a precio reducido, y el éxito ha sido tal, que “han volado”, asegura Fuentes, quien nos recuerda que “el público tiene ganas de volver al teatro, y el que está asistiendo a nuestras funciones está demostrando ser muy responsable y estar muy concienciado”.


Una bombonera centenaria

Ocupa el número 15 de la Corredera Baja de San Pablo, en pleno barrio de Malasaña, cuna de la movida madrileña en los 80, aunque nació justamente un siglo antes, el 3 de septiembre de 1880, reinando Alfonso XII, sin que existieran la luz eléctrica o el Metro y la Gran Vía solo era una ensoñación que tardaría casi veinte años en comenzar a ser realidad.

En el Lara estrenaron los autores más importantes de los siglos XIX y XX, desde los hermanos Álvarez Quintero a Jacinto Benavente quien, en 1907, logró aquí uno de los mayores éxitos del teatro español con Los intereses creados.

Han pisado su escenario muchos de los más destacados intérpretes españoles, como Lola Membrives, Balbina Valverde, Rosario Pino, Leocadia Alba, Antonio Riquelme, Ricardo Puga, Pepe Isbert o Tony Leblanc.


DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, escribe tu comentario
Por favor, pon aquí tu nombre