• La CNTC revive el mito de don Juan, el transgresor, hedonista y seductor personaje creado por Tirso de Molina hace casi cuatrocientos años.


Atacó todas las leyes –las humanas y las divinas–, y rompió con todas las normas de conducta, dejando a su paso un reguero de damnificados. Por eso Josep Mª Mestres, director del nuevo montaje de El burlador de Sevilla que estrena la Compañía Nacional de Teatro Clásico (CNTC), define al protagonista como “un psicópata” para el que seducir “es un acto de crueldad”, pues “no siente empatía por ninguna de sus víctimas”.

Hace cuatro siglos, Tirso de Molina condenó a don Juan al infierno, pero la realidad nos demuestra que el mensaje que quería hacernos llegar con este castigo impuesto en su obra no ha calado en nosotros pese a que su texto se ha representado en teatros de todo el planeta.

Espejo para mirarse

“En un mundo en el que la transgresión es norma, se elude el compromiso, se persiguen la fama y el éxito fáciles, y se aplaude tanto al corrupto como al corruptor, quizá tengamos que convenir en que don Juan es uno más de nosotros”, argumenta Mestres, quien considera que “hoy hay muchos don juanes a los que aplaudimos y toleramos secreta o abiertamente”.

De esta premisa parte su versión, que firma Borja Ortiz de Gondra, y que nos enfrenta a muchos de nuestros miedos y pasiones como sociedad y como individuos. Porque en esta historia todos los personajes engañan, mienten, escamotean y se mueven por intereses egoístas. Incluso las mujeres muestran su pasiones y deseos y toman sus decisiones. No son pobres féminas desvalidas y sin voluntad. “Isabela es una burladora burlada a quien don Juan atrapa en su propio juego; Tisbea, una mujer arrebatada de amor, que da el primer paso para seducir a don Juan invitándoles a su cabaña; y Aminta, una aldeana que se deja deslumbrar por el ascenso social que le ofrece el caballero”, relata el dramaturgo.

En su opinión sólo doña Ana es la única realmente forzada contra su voluntad. Y por eso, Ortiz de Gondra ha querido darle voz valiéndose de un soneto de otra obra de Tirso.

Entre “ráfagas de lirismo, humor y tragedia” –como destaca Helena Pimenta–, este montaje “entremezcla lo humano y lo sobrenatural, el cinismo y el amor, la crueldad y la compasión” en una puesta en escena que lleva a cabo un numeroso elenco, que componen Raúl Prieto, Pepe Viyuela, Elvira Cuadrupani, Egoitz Sánchez, Mamen Camacho, Ricardo Reguera, Pedro Miguel Martínez, Samuel Viyuela, Paco Lahoz, Irene Serrano, Juan Calot, Ángel Pardo, José Juan Rodríguez, Lara Grube y José Ramón Iglesias.



  • EL BURLADOR DE SEVILLA
  • Teatro de la Comedia: C/ Príncipe, 14
  • HORARIOS: Miércoles a sábado, 20:00h. Martes y domingos, 19:00h. 
  • FECHAS: Del 13 de abril al 3 de junio de 2018


DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, escribe tu comentario
Por favor, pon aquí tu nombre