• Cayetana Guillén Cuervo protagoniza Hedda Gabler, de Ibsen, a las
    órdenes de Eduardo Vasco.


Tras el éxito de El malentendido, Eduardo Vasco y Cayetana Guillén Cuervo vuelven a sumar esfuerzos para intentar que entendamos a Hedda Gabler a través de un nuevo montaje del clásico de Henrik Ibsen.

Unos la consideran un monstruo incapaz de existir en el mundo real; y otros dicen que se trata del vivo retrato de la mujer oprimida por una sociedad machista. Y es que comprender al personaje creado por Ibsen siempre resulta difícil y da lugar a múltiples interpretaciones.

Según Yolanda Pallín, responsable de la adaptación de este montaje, la razón es que, en esta pieza, “Ibsen se aproxima como nunca a las energías oscuras del ser humano”, y eso siempre asusta.

Pura contradicción

En su opinión, Hedda es pura contradicción, y sus acciones son la expresión de una lucha irreconciliable: “En ella conviven el deseo de la más pura belleza y el voyerismo más degradante; la irreprimible fuerza sin objeto, y la sumisión a las normas establecidas”, afirma.

Una contradicción que, según Guillén Cuervo, es fruto de la educación que ha recibido. Creció bajo la férrea disciplina impuesta por un padre militar, el general Gabler, sin un referente femenino, y con una expectativas muy altas; “tan altas, que conseguir llegar a ellas y mantenerse ahí acaba arrastrándola hasta lugares muy oscuros”, explica la actriz.

“Se le exige ser feliz a través del trabajo de su recién estrenado marido, y de una maternidad que no quiere. Todo le viene impuesto por la educación, por los usos sociales, por lo que los demás esperan de ella, y se rebela contra todo”, relata la intérprete.

Lobo con piel de cordero

Pero en este montaje no se apela a la locura para justificarla, puntualiza Guillén Cuervo. “Hedda es muy consciente de sus decisiones, no soporta el cinismo que advierte en sí misma, pero tiene miedo a ser coherente con sus necesidades más sinceras porque la sociedad no cuenta con ellas”.

Hedda, que es capaz de jugar con naturalidad con las pistolas de su padre, busca un ideal romántico que las normas no contemplan. Ella es “una mujer inteligente y odia la mediocridad, pero se casa con Jorge Tesman (Ernesto Arias), un hombre al que no ama, y que representa muchas de las cosas que detesta”, apunta Vasco.

De hecho, vive obsesionada con un antiguo pretendiente, Eilert Lovborg (José Luis Alcobendas) –“le fascina el talento, y él lo tiene”, justifica Guillén Cuervo–. Pero también se siente atraída por su desmesura y abandono; se da cuenta con claridad de que ése sería su ideal de vida si no fuera “horriblemente cobarde” para permitirse algo así. Por eso quiere dominarle, “influir en sus decisiones”, asegura la actriz. Y eso será su perdición, y la de todos cuantos la rodean.

Completan el elenco Jacobo Dicenta, Charo Amador, y Verónika Moral.


Las otras Hedda Gabler

Considerada una de las personalidades teatrales más complejas de todos los tiempos, Hedda Gabler es la depositaria de una refinada maldad, unida a un intelecto brillante. Ingrid Bergman (1963), Cate Blanchett (2004) y la española Laia Marull (2012) son algunas de las actrices que han interpretado a esta mujer envenenada por una melancolía y una insatisfacción fruto de una realidad que no corresponde a sus deseos. Un personaje cautivador y “sumamente contemporáneo” que, según Vasco, “bien podría estar en una serie de la HBO”. Alguien para quien Guillén Cuervo pide “una oportunidad antes de enjuiciarla”.



  • HEDDA GABLER
  • Teatro María Guerrero: C/ Tamayo y Baus, 4
  • HORARIOS: Martes a sábado, 20:30h. Domingos, 19:30h.
  • FECHAS: Del 24 de abril al 14 de junio de 2015
  • PRECIOS: De 4€ a 24


DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, escribe tu comentario
Por favor, pon aquí tu nombre