• ¿Alguna vez ha pensado en el impacto medioambiental de traer un hijo al mundo? El británico Duncan Macmillan lo ha hecho en Pulmones, un texto que ahora estrena el Centro Dramático Nacional.


Diez mil (10.000) toneladas de CO2. El peso de la Torre Eiffel. Ésa es la “atroz huella” de carbono en la atmósfera que dejaría una nueva criatura en un mundo superpoblado como el nuestro según los cálculos de la protagonista de esta historia.

Ella, una treintañera extremadamente racional y concienciada con el cuidado del medio ambiente, responde así a la propuesta de su pareja de tener un hijo, iniciando una larga conversación (abarca toda una vida), en la que salen a la luz sus miedos, dudas e inquietudes.

Y es que Macmillan emplea “la conciencia ecológica como revulsivo contra el apocalipsis”, hablándonos de “un epítome de este tiempo, donde la coherencia es imposible por el miedo que provoca el conocimiento, aprendemos a través del error y el amor es un bálsamo”.

Así lo cree José María Esbec, el encargado de llevar a escena esta obra que, escrita en 2013 y estrenada en Londres ese mismo año, ya se ha visto en más de una docena de países y en tres continentes.

toda una vida

Para el director, éste es “el texto más complejo” al que se ha enfrentado, sobre todo en lo que a puesta en escena se refiere, pues el autor propone desnudar del todo el escenario y rompe con todas las convenciones temporales en los diálogos, haciendo que, en ocasiones, entre réplica y réplica pasen meses, e incluso años, con el único objetivo de “dar paso a una conversación honesta” y centrando la atención en lo que se dicen los actores, para que “el público se haga un montón de preguntas”.

Un reto que, en esta ocasión, asumen Zaida Alonso y Alberto Amarilla.



  • PULMONES
  • Teatro Valle-InclánPlazuela de Ana Diosdado, s/n
  • HORARIOS: Martes a domingo, 18:00h.
  • FECHAS: Del 19 de noviembre al 8 de diciembre de 2019
  • PRECIOS: De 6€ a 12
  • DURACIÓN: 80 minutos


DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, escribe tu comentario
Por favor, pon aquí tu nombre