• Música, yoga y visitas virtuales al Museo del Prado son las claves que han cambiado el frenético ritmo de la actriz Diana Palazón, volcándola en el amor en torno a la familia.


Confiesa que “tenía ganas de estar en familia”, y ése es el lado más positivo de esta cuarentena sanitaria que ha “paralizado” su gira teatral con Divinas palabras, y ha echado por tierra el concierto benéfico que ella y su pareja, el también actor Chema León, iban a dar con su grupo Leon Impala en favor de la ONG Zerca y Lejos, “para una campaña de cirugía en Camerún”.

Sin embargo, nada más confinarse en su casa en la sierra madrileña les han llovido las “propuestas para hacer conciertos en directo a través de Instagram”. Pero Diana Palazón sintió que “no era el momento para eso y sí para escucharnos a nosotros mismos”.

Por eso, tienen sus redes sociales “bastante apagadas”, y se ha entregado a “un ritmo más amoroso, pacífico y escuchador”, aunque sin tiempo para el aburrimiento, porque eso es difícil con un hijo de nueve años.

#YoMeQuedoEnCasa-diana-palazon
En la cocina, a la que también le gusta dedicar su tiempo, no falta el delantal con la imagen de su grupo.

“Llevamos una rutina diaria, que incluye meditación, yoga y ejercicio. Repasamos las tareas del cole con el peque (ahora tocan los números romanos), y cada día hacemos una cosa diferente con él: juegos de mesa, cocina en familia… ” Y, para “no intoxicarle (ni ‘intoxicarse’) con la continua sobreinformación”, prefiere meterse en la página web del Museo del Prado, que tiene un programa especial para que los niños se diviertan conociendo la famosa pinacoteca, y que recomienda también para cualquier edad porque a través de su Instagram “explican un cuadro cada día”.

Además, está aprovechando para “escuchar mucha música”, incluidos clásicos como Bach, y asegura que ya han comenzado a componer nuevos temas para Leon Impala, nutriéndose “de esta experiencia vital y de otros artistas”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, escribe tu comentario
Por favor, pon aquí tu nombre