• Tamzin Townsend vuelve a ponerse al frente de una nueva producción de El método Grönholm, la despiadada e hilarante comedia sobre los procesos de selección de personal que Jordi Galcerán escribió hace 15 años y que ha dado la vuelta al mundo.


¿Hasta dónde estarías dispuesto a llegar para conseguir el puesto laboral con el que siempre habías soñado? Una gran multinacional instalada en el Teatro Cofidís Alcázar esta dispuesta a hacer un sondeo sometiendo a un método poco ortodoxo a los cuatro candidatos finalistas al cargo ejecutivo que quieren cubrir.

Los ‘conejillos de indias’ son Fernando, Carlos, Mercedes y Enrique, o lo que es lo mismo, Luis Merlo, Jorge Bosch, Marta Belenguer y Vicente Romero. Convertidos en altos ejecutivos aspirantes al mismo puesto, los cuatro pasarán 90 minutos encerrados en una sala y afrontando todo tipo de pruebas y desafíos, que en muchos casos nada tienen que ver con el empleo al que optan, y que han sido diseñadas para eliminar de la ecuación a los más débiles.

La degradación, la humillación y las manipulaciones psicológicas forman parte de este ‘juego’, donde la astucia, la crueldad y la falta de escrúpulos suman puntos, y todos mostrarán su capacidad de despedazar al otro con tal de ser el elegido.

realidad vs ficción

Confiesa Galcerán que la idea de la obra “nació de una anécdota real”, cuando una periodista de La SER desveló las anotaciones que el encargado de la selección de personal de un supermercado había hecho en los más de 250 expedientes de candidatos rechazados y que ella había encontrado en una papelera. Según Galcerán, eran comentarios “machistas, xenófobos y crueles”, que le hicieron pensar en la legitimidad y el poder para ser “crueles e impacables” que otorgamos a los que nos prometen un trabajo.

Además, por increíble que parezca, las pruebas a las que son sometidos los protagonistas de su obra están inspiradas en técnicas reales de selección de personal. Es más, el dramaturgo asegura que, tras estrenar El método Grönholm en 2003, descubrió que “los retorcidos juegos” a los que los psicólogos de su ficticia empresa sometían a los aspirantes “eran menudencias comparados con algunas anécdotas” que después le contaron amigos y espectadores. Y sobre esto quien tiene mucho que decir es el colectivo actoral, que –según Merlo– es “carne de Grönholm”.

Él precisamente es uno de los impulsores de esta nueva producción de un título que se ha representado en más de sesenta países y sigue reponiéndose año tras año en algún punto del mundo.

De hecho, es la tercera vez que Townsend lo dirige, y la segunda que Bosch está en el elenco. Pero tanto los que repiten como los que se estrenan coinciden en afirmar que ésta es una comedia “muy divertida, “de ritmo vertiginoso” y “llena de sorpresas y tensión”, que “no dejará a nadie indiferente”.


Otros esclavos de la ambición

Versión londinense (2008). ©Manuel Harlan
Tres de los protagonistas de la película de Piñeyro.

Simplemente con introducir el título de la obra de Galcerán en cualquier buscador de Internet, nos hacemos a la idea de la dimensión de su éxito: Ecuador, Rusia, Alemania, Filipinas, Australia o Corea, son algunos ejemplos de los contextos tan diferentes en los que El método Grönholm ha funcionado, constituyéndose en el éxito más importante del teatro español de nuestro siglo.

Vio la luz en catalán en 2003, y aunque su horizonte se limitaba a dos semanas en un ciclo de nuevos dramaturgos del Teatre Nacional de Catalunya, después se pasó años llenando el Poliorama de Barcelona. Un año más tarde se estrenó en el Marquina de Madrid, con dirección de Tamzin Townsend, y con Carlos Hipólito, Jorge Roelas, Jorge Bosch y Cristina Marcos. Y en 2007 llegó a haber tres ‘métodos’ repartidos por el país. Además, la obra fue llevada al cine en 2005 por Marcelo Piñeyro.



  • EL MÉTODO GRÖNHOLM
  • Teatro Cofidís AlcázarC/ Alcalá, 20
  • HORARIOS: Miércoles a viernes, 20:30h. Sábados, 19:00h. y 21:00h. Domingos, 19:00h.
  • FECHAS: Del 10 de enero al 28 de junio de 2020
  • PRECIOS: Desde 16


DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, escribe tu comentario
Por favor, pon aquí tu nombre