Inicio Personajes El Retrato

Verónica Forqué

(Madrid, 1955)

0
272
©Javier Naval
Verónica Forqué by Darifé (David Rivas Fernández).

Está “¡hasta los ovarios!” de la corrección política. Y ella, que “desde pequeña” dice haber sido “muy poco” de autocensurarse, asegura que no va a empezar a hacerlo ahora, recién cumplidos los 65. Sólo hay una cosa por la que no pasa, y es “el insulto, la agresión física o verbal”, porque su máxima en la vida es “evitar el conflicto”. 

Hija del director de cine José María Forqué y de la escritora Carmen Vázquez-Vigo, decidió estudiar interpretación en contra de los deseos paternos. Y es que su padre, bregado en el mundo del cine, no quería que su hija fuese actriz por si le “amargaba” la existencia. Sin embargo, fue él quien le dio su primera oportunidad en la gran pantalla y se convirtió en su “mayor fan” cuando, después, otros directores, como Pedro Almodóvar, Fernando Trueba, Fernando Colomo, Luis García Berlanga o Pilar Miró, entre otros muchos, la reclamaron como intérprete. Con ellos se ha convertido en la actriz con más Premios Goya, junto a Carmen Maura. Un total de cuatro ‘cabezones’, que no pudo recoger y que, salvo uno que guarda y otro que perdió, ha repartido entre amigos.

Aunque tiene pendiente de estreno la segunda película de Marc Crehuet: Espejo, espejo, que se rodó tras el confinamiento, desde hace mucho tiempo el teatro se ha convertido en su “hogar”, un lugar donde se siente “muy libre”, y al que regresó tras un impás de diez años para “criar” a su hija. 

En los escenarios encadena un montaje tras otro. El último, Las cosas que sé que son verdad, dirigido por Julián Fuentes Reta, con el que sigue de gira, y por el que el año pasado recogió en Málaga su primer Max, y que también le ha valido un Premio de la Unión de Actores.

Además, se prepara para estrenar en noviembre La vida extraordinaria, del joven dramaturgo y director argentino Mariano Tenconi. Una historia de amistad entre dos mujeres, que protagonizará junto a Isabel Ordaz.

Como también le ha cogido el gustillo a la dirección, el pasado febrero estrenó en el Teatro Español Españolas, Franco ha muerto, su tercera pieza como directora, que sigue de gira por el país, interpretada por las actrices Manuela Rodríguez, Natalie Pinot y Jessica Belda. Y, en mayo, los Teatros del Canal acogerán la premiere de Ojos que no ven, un monólogo protagonizado por Carmen Balagué.

En ambos casos, las piezas han sido escritas por mujeres y las interpretan mujeres. Empleando un “humor inteligente”, en la primera de ellas Ruth Sánchez y Jessica Belda han recogido la voz de las que lucharon contra la dictadura y por las libertades femeninas, enumerando las promesas aún no cumplidas. Y en la segunda, Natalia Mateo tira de comedia para reflexionar sobre las relaciones personales y los secretos de familia.


MicroCuestionario

    • Una manía confesable.
      No me gusta ver mis trabajos; me da mucho vértigo.
    • Una experiencia que te cambió la vida.
      Sufrí una depresión muy grave en 2014, cuando, tras separarme de mi pareja, murió mi hermano.
    • Te sientes orgullosa de…
      Mi hija María, que es una gran artista.

SIN COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, escribe tu comentario
Por favor, pon aquí tu nombre