• Tras pasar la COVID-19 en casa, la dramaturga y directora Denise Despeyroux ha repuesto fuerzas y comienza el curso con varios proyectos entre manos y convirtiéndose en protagonista de su obra Ternura negra.


Un viaje a Frankfurt como ponente, la participación en varios cursos fuera de Madrid y el torneo de dramaturgia que iba a celebrarse en Avilés son sólo algunos de los planes que se le cayeron de la agenda cuando la pandemia lo cambió todo.

La declaración del estado de alarma la pilló enferma, “con 40º de fiebre”. “Me puse mala el 8 de marzo, y pasé la COVID en casa sin problemas respiratorios. Fueron prácticamente tres semanas en cama, pero no tuve miedo. El virus me obligó a descansar. Y me sentó muy bien, porque no era consciente de que tenía agotamiento acumulado de años”, recuerda Denise Despeyroux.

La dramaturga y directora uruguaya asegura que esta enfermedad le ha servido para “tomar conciencia de que debo llevar un ritmo más pausado, y para valorar y disfrutar cada día pase lo que pase”.

El confinamiento también le ha ayudado a “habitar de verdad” su casa, “poner orden” en su escritorio (su lugar de trabajo habitual) y centrarse en “la escritura, la lectura y el estudio”.

Pulsión creativa

Una de las cosas que ha escrito en esos meses de encierro es un texto sobre la incertidumbre provocada por esta pandemia que, bajo el paraguas de La pira, se estrenó en streaming en las redes sociales del Centro Dramático Nacional (CDN) el pasado julio.

“Me ha apasionado formar parte de esto e intentar reflejar el particular momento histórico que hemos vivido”, explica Despeyroux. Ella ha formado parte de este proyecto junto a otros nueve dramaturgos (Alfredo Sanzol, Victoria Szpunberg, Eva Mir, Pau Miró, Juan MayorgaPablo Remón, Lucía Carballal y las fundadoras de Teatro en Vilo: Andrea Jiménez y Noemi Rodríguez), que han creado una trilogía con la que el Teatro Valle-Inclán volverá a abrir sus puertas en septiembre, dando el pistoletazo de salida a la nueva temporada del CDN.

Haciendo cambios en «Ternura negra» mientras ensayaba el montaje que estrenó en 2015.

La creatividad de esta hacedora de “argumentos disparatados y fantasiosos” también ha estado ocupada dando forma a una nueva historia, auspiciada por una Beca Leonardo de la Fundación BBVA, en la que “mezcla los videojuegos con la física cuántica, la II Guerra Mundial y las vanguardias del siglo XX”.

Además, junto a la guionista brasileña Ursula Marini está trabajando en la creación de una serieLa vida no lo es todo, para la productora Plural Entertainment. En ella refleja todo su “universo teatral” partiendo de su Tríptico del más allá. Y, aunque en las tramas aparecen distintos personajes de sus obras, “la protagonista es una psicóloga a la que se le suicida una paciente con la que tuvo un vínculo muy profundo y, por azar o destino, va a vivir a una casa habitada por espíritus y acaba convirtiéndose en una especie de psicóloga de difuntos”.

Faceta de actriz

Consciente de que “hay que rehacer la vida, con prudencia, pero también con confianza”, Despeyroux nos exhorta a “volver al teatro, un lugar seguro porque la mascarilla es obligatoria y hay limitación de aforo”. Y nos invita a comprobarlo asistiendo a alguna de las funciones de Ternura negra, un texto propio que dirigió en 2015 para el Festival Surge de Madrid, y con el que ahora abrirá temporada en la sala grande del Teatro Fernán Gómez. La novedad es que ella asumirá el papel de la protagonista de esta “comedia histórica”, en la que no faltan “el terror y el romanticismo”, pisando el escenario junto a Joan Carles Suau y la imagen de Fernando Cayo.

“Es un reto porque, aunque en 2018 hice la gira de Un tercer lugar como Matilde y lo disfrute mucho, éste es un personaje muy exigente que está en escena todo el tiempo”, explica feliz, pero nerviosa. En cuanto a actuar y dirigir a la vez, Despeyroux cree que “es una locura”, pero en este caso ha sido posible porque la obra había sido montada con anterioridad e interpretada, en su momento, por Ester Bellver.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, escribe tu comentario
Por favor, pon aquí tu nombre