• Pablo Puyol, María Castro y Jorge Sanz protagonizan la versión teatral de la famosa película de suspense Crimen perfecto, de Hitchcock.


Luces, cámara… Acción! El Teatro Muñoz Seca se ha convertido en un plató de cine por obra y gracia del director teatral Víctor Conde, quien cada noche rueda sobre las tablas Crimen perfecto, una de las piezas fundamentales de la historia del cine negro gracias a la mano del cineasta Alfred Hitchcock.

En un homenaje a este mago del suspense, Conde ha “reinventado” la obra escrita por Frederick Knott en 1952, concentrando el drama y la tensión del film estrenado dos años después, en un montaje teatral de aspecto cinematográfico, que tiene por único artificio la luz, un original escenario, y los rostros de los actores.

El ‘rodaje’

Jorge Sanz se mete en la piel del actor Ray Milland, que dio vida en la película a Tony Wendice, un ex jugador de tenis venido a menos, cínico y pagado de sí mismo, que quiere asesinar a su mujer para hacerse con su dinero. Grace Kelly interpretó entonces a Margot Wendice, la esposa víctima de la conspiración; y a María Castro le toca emular su andar elegante y parsimonioso, su dulzura al hablar, su carácter…

El vértice final de este triángulo amoroso queda en manos de Pablo Puyol, quien, pese a no tener parecido alguno con Robert Cummings, el actor que hizo de Mark Halliday en la película, se transforma en el escritor de novelas policíacas que está totalmente enamorado de Margot y que resulta una pieza fundamental para descubrir quién está detrás de la trama.

Completan el reparto Antonio Albella (el inspector de policía encargado del caso) y José Sánchez-Orosa (el asesino). Todos ellos forman parte de este montaje de suspense que emula un rodaje en el que la traición y el chantaje se alían para consumar el asesinato que mueve el guión.

El ‘plató’

“Estamos haciendo cine dentro del teatro”, dice Sanz, quien explica que “la función está montada sobre un escenario giratorio central, donde se desarrolla la trama de la película, que a su vez está dentro de otro escenario que emula un plató de cine de los años 50, con sus focos, sus camerinos…” Esto hace que “el público esté viendo dos cosas a la vez –explica Puyol–. Por un lado, la historia escrita por Knott; y, por el otro, los entramados del rodaje”.

Además, gracias a este juego escenográfico ‘inventado’ por Conde y diseñado por Ana Garay, el director ha conseguido que, en muchos casos, “se rompa la cuarta pared y el público se sienta como un vouyeaur que se ha colado en la grabación de una película”, asegura Castro.

Crimen perfecto cuenta con música original de Marc Álvarez (La ratonera, Jesucristo Superstar), iluminación de Carlos Alzueta, y vestuario de Miguel Ángel Milán (Amar en tiempos revueltos).


Los ‘secretos’ de los protagonistas

Jorge Sanz es Tony Wendice

    • Se define como el malo, malísimo de la trama, y eso le “encanta”. Eso sí, es un malo “con clase”.
    • Confiesa que ha tenido que ver la película de Hitchcock más de cinco veces para pillarle el punto a Ray Milland, el Tony Wendice del filme.

    María Castro es Margot Wendice


    Pablo Puyol es Mark Halliday

    • Ha intentado “dar más energía” a su personaje, procurar que tuviera “más matices” que el de la la gran pantalla, porque le parecía “soso”.
    • Reconoce que ha tenido que cambiar su forma de moverse para enfundarse los trajes de Mark.


    Antonio Albella es el inspector Hubbard

      • Tiene la dura tarea de descubrir lo que está pasando en casa de los Wendice, como hiciera en su momento el actor británico John Williams en el cine.
      • Según Jorge Sanz, el que fuera miembro del grupo musical Locomía ha conseguido “dotar de humor a su personaje”.


    • CRIMEN PERFECTO
    • Teatro Reina Victoria: Carrera de San Jerónimo, 24
    • HORARIOS: Miércoles a viernes, 20:00h. Sábados, 19:00h. y 22:00h. Domingos, 19:30h. 
    • FECHAS: Del 1 de septiembre al 8 de noviembre de 2011
    • PRECIOS: Desde 18


DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, escribe tu comentario
Por favor, pon aquí tu nombre