• Con el musical La llamada suspendido hasta nuevo aviso, Andrea Guasch ha sacado su lado más creativo y se dedica a componer nuevos temas para su grupo Hotel Flamingo.


Es una de las protagonistas del exitoso musical La llamada, y el cierre de las salas la ha pillado a punto de iniciar la grabación de su primer disco con su chico, Rosco, compañero en el montaje creado por Javier Calvo y Javier Ambrossi, que lleva siete temporadas en el madrileño Teatro Lara. Sin embargo, juntos sacan partido al confinamiento “componiendo nuevos temas” para su grupo: Hotel Flamingo.

Tres de sus canciones (Discos y vinilos; Lleva tu nombre; y Boda en Las Vegas) pueden escucharse, en versión acústica, en Spotify desde noviembre, y ya han ofrecido un par de conciertos en directo desde Instagram, uniéndose a la iniciativa del área de Cultura del Ayuntamiento de Pinto #YoMeQuedoEnCasaPinto.

#yomequedoencasa_andrea-guasch
Algunos de los alebrijes protectores a los que ya ha dado color.

Hasta se han lanzado a componer “una canción para todo esto que está pasando”, que han titulado Sin salvar distancias, y que habla de esa “creatividad que fluye por los balcones” y de esa “unidad sin banderas” entre regiones. Además, planean hacer nuevas apariciones con “sesiones temáticas” en vivo.

Pero la música no es lo único en lo que esta actriz y cantante y su pareja ocupan su tiempo. Andrea Guasch confiesa que están “enganchados a Netflix”. En esa plataforma están disfrutando de dos series británicas: Sex education, y The end of the fucking world, basada en la novela gráfica de Charles Forsman.

Y, entre capítulo y capítulo, y concierto y concierto, se dedican a pintar alebrijes, coloridas artesanías mexicanas que descubrieron cuando Guasch estuvo en Oaxaca grabando Finlandia, la película que el tapatío Horacio Alcalá estrenará en 2021.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, escribe tu comentario
Por favor, pon aquí tu nombre