• Inspirándose en El pequeño Eyolf, de Henrik Ibsen, el tándem formado por José Manuel Mora y Carlota Ferrer sube a las tablas una función que cuestiona el mandato biológico de la maternidad.


Dramaturgo y directora han querido “dialogar desde nuestro presente” con una obra escrita hace 120 años porque –como explica Mora– encontraron “una historia tan fascinante como inquietante” en la relación de sus protagonistas, el matrimonio Allmers, con su único hijo, Eyolf.

Él, Alfred, es un escritor que ha decidido interrumpir su trabajo en un voluminoso libro sobre las responsabilidades humanas para dedicarse íntegramente a la educación del niño, al que una caída ha dejado imposibilitado para siempre. Mientras que ella, Rita, que nunca se ha ocupado del pequeño y querría a su marido sólo para sí misma, encuentra que esta situación supone un nuevo obstáculo para saciar su sed de amor.

existencialismo puro

“Éste es un texto duro y misterioso, pero muy bello, y profundamente existencial”, dice Mora. Su trabajo como dramaturgo en esta ocasión ha consistido en “medirse cara a cara con Ibsen y su manera de entender el mundo”, recogiendo parte de sus diálogos, “de alto voltaje emocional”, rebajando “el tono melodramático”, y reescribiendo y creando nuevas escenas y personajes.

El resultado se llama El último rinoceronte blanco, un críptico título que oculta un montón de ríos subterráneos de temática muy actual.

“La responsabilidad de los seres humanos sobre lo que dejamos a quienes nos suceden y el uso agresivo que hacemos de la naturaleza; la exigencia que supone tener un hijo; la fecundación artificial; los vientres de alquiler; los límites morales; y la existencia o ausencia del mandato biológico de la maternidad” son temas que –según Mora– sobrevuelan esta función, en mayor o menor medida.

Cristóbal Suárez, Julia De Castro, Verónica Forqué, Carlos Beluga, Lucía Juárez y el joven Alejandro Fuertes Marciel son los encargados de dar vida a los protagonistas de este montaje “lleno de sorpresas y suspense” que, como todos los dirigidos por Carlota Ferrer, aúna palabra e imagen, tradición y modernidad, teatro, música y danza.



  • EL ÚLTIMO RINOCERONTE BLANCO
  • Teatros del CanalC/ Cea Bermúdez, 1
  • HORARIOS: Martes a sábado, 19:00h. Domingos, 18:00h.
  • FECHAS:Del 24 de abril al 12 de mayo de 2019
  • PRECIOS: De 10€ a 17
  • DURACIÓN: 75 minutos


DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, escribe tu comentario
Por favor, pon aquí tu nombre