• Menos butacas, menos funciones y menos artistas, pero muy comprometidos y con todas las ganas del mundo de volver a pisar las tablas. La directora de Madrid en Danza, Aída Gómez, nos cuenta cómo va a ser esta edición de un festival con el que los Teatros del Canal vuelven a levantar el telón y que habrá que disfrutar con mascarilla.


Hasta cuatro programaciones diferentes han formado parte del recorrido creativo de este certamen internacional dedicado a la danza, que en 2020, y debido a la pandemia, tendrá el carácter más español de sus 35 ediciones; y, “por seguridad de los artistas y del público”, sólo ofrecerá “números individuales o en pareja, acompañados de música en vivo”, que sólo podrán disfrutar 200 espectadores diarios en la Sala Roja de los Teatros del Canal.

Israel Galván y su Amor brujo. Gitanería en un acto y dos cuadros; Sara Calero con Fandango Avenue; el Premio Nacional de Flamenco Marco Flores y el clavecinista Ignacio Prego con OrigenOlga Pericet, con Un cuerpo infinito; el matrimonio formado por Iratxe Ansa e Igor Bacovich (Metamorphosis Dance), con Al desnudo; y Rocío Molina y su Caída del cielo, son los nombres propios que nos harán “regresar a las raíces de nuestro baile”, con una programación que se iniciará el miércoles 17 de junio y finalizará el domingo 28, con funciones en días alternos, y que incluye dos “charlas sobre danza”, que pretenden “abrir una ventana a la reflexión” y servir de “lugar de encuentro para compartir ideas”.

Madrid-en-Danza-2020-Metamorphosis-Dance
«Al desnudo», de Metamorphosis Dance.
Madrid-en-Danza-2020-Rocio-Molina
Rocío Molina en «Caída del cielo». ©Pablo Guidali
Madrid-en-Danza-2020-Sara-Calero
«Fandango Avenue», de Sandra Calero. ©marcosGpunto
Madrid-en-Danza-2020_Olga-Pericet
Olga Pericet en «Un cuerpo infinito». ©Paco Villalta
Reivindicar la danza

Así lo espera la directora del festival, que el jueves 18 reunirá a cinco críticos de danza en la Sala Verde de los Teatros del Canal para hablar sobre “cómo ha evolucionado esta disciplina históricamente después de una crisis”. Y el martes 23 de junio hará lo propio con creadores de la talla de Antonio Canales, Chevi Muraday, Manuel Segovia, Rubén Olmo y Sergio Bernal, moderados por ella misma, con la intención de “hablar de las perspectivas de futuro y reivindicar la danza, la gran olvidada de las artes escénicas en esta crisis”.

Aída Gómez, que confiesa haber tenido “un confinamiento muy complicado”, “preocupada” porque tiene a su madre en una residencia y “subida a una montaña rusa de incertidumbre” barajando distintas posibilidades para poder celebrar Madrid en Danza (“al aire libre, a cubierto, en una sola sala, en varias…”), está “deseando parir esta programación” con la que dice estar “contenta”.

Por “el arrojo demostrado”, está “muy agradecida” a los profesionales que van a participar en esta “extraña” edición de un certamen que, a partir de este año, cambia sus habituales fechas y pasa de noviembre a junio.

Ahora sólo espera que la reacción del público sea igual de positiva. “Tengo fe en que esto funcione, porque el programa es muy atractivo, las entradas son baratas y creo que la gente tiene muchas ganas de volver a los teatros”, afirma.

Para la próxima edición espera recuperar todos esos proyectos, sobre todo internacionales, que se han quedado fuera por las restricciones de movimiento y el cierre de fronteras. Mientras tanto, sólo piensa en “volver a abrazar” a su madre y en sus clases, que volverá a impartir a partir del 15 de junio en La Corrala de la Danza. Ésa será “la mejor forma de relajación” para esta artista que no ha parado en todo el confinamiento.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, escribe tu comentario
Por favor, pon aquí tu nombre