Una de las mejores armas para combatir el sofocante estío madrileño es la programación de los Veranos de la Villa. Mucha música, cine, teatro, flamenco, zarzuela, danza, exposiciones y talleres conforman la oferta cultural que, del 1 de julio al 30 de agosto, brinda la capital a propios y visitantes.

El Circo Price se ‘musicaliza’ y ofrece 27 de los conciertos incluidos en la programación de este festival madrileño, comenzando con el violinista libanés Ara Malikian (1 y 2 de julio), que celebra sus 15 años en España con un concierto en el que demuestra que, pese a su aspecto clásico y estirado, el violín es un instrumento travieso y divertido con el que se puede hacer música clásica, flamenco, rock o pop.

Marlango tocará el 4 de julio en el Price.

Tras él llegarán otros artistas de estilos muy diversos, como Rosario (22 julio), Pablo Milanés (23 julio), Mikel Erentxun (8 julio), Dulce Pontes (11 julio), Raimundo Amador (31 julio), Chucho Valdés (13 julio), el Dúo Dinámico (14 julio), Noa (18 julio), La Unión (28 julio), Ismael Serrano (15 y 16 julio), Marlango (4 julio), o Najwa Nimri y Carlos Jean, que regresan con su dúo Najwajean (29 julio).

Nuevo escenario

Una ópera y un ballet estrenarán el nuevo escenario de esta cita veraniega: Puente del Rey. Ubicado en Madrid Río, junto a la entrada de la Casa de Campo, será testigo de la lectura que Peter Brook hizo de la Carmen de Bizet, recuperada ahora por Pepa Gamboa (del 3 al 5 de julio); y del Don Quijote del Ballet de Moscú (7 y 8 de julio).

Allí también se podrá disfrutar de la zarzuela Luisa Fernanda (del 5 al 16 de agosto), el musical Golfus de Roma, un Sondheim dirigido por Jesús Castejón (del 19 al 30 de agosto), y el Ballet de Jazz de Montreal (del 24 al 26 de julio).

Pero, sobre todo, este lugar se convertirá en el mayor tablao flamenco al aire libre con las actuaciones de Diego El Cigala (14 julio), José Mercé (15 julio), Estrella Morente (11 julio), Tomatito (12 julio), Marina Heredia (13 julio), Carmen Linares (20 julio), Parrita (19 julio), la bailaora Merche Esmeralda (31 de julio, 1 y 2 de agosto) o la bailarina Aída Gómez (28 y 29 julio).

La Joven Compañía representará “Punk Rock” en Conde Duque. ©Javier Naval
Cine, teatro, playas urbanas…

Habrá más música en el cuartel de Conde Duque, desde la clásica y la lírica, al flamenco, el jazz, el soul y hasta el rock; y teatro con La Joven Compañía y su aclamada Punk Rock (del 10 al 18 de julio). Además, en su patio se podrá disfrutar de playas urbanas, mercadillos, cine al aire libre y de las ya famosas noches ‘Sing-Along, en las que cantar y bailar al ritmo de la mejor filmografía musical.

Estrenos y clásicos de cine tendrá también la galería de cristal del Palacio de Cibeles, y algunas compañías madrileñas presentarán allí sus montajes: Factoría Teatro interpretará No hay burlas con el amor, de Calderón de la Barca (16 y 17 de julio); Marías Guerreras, mostrará [aPnea], de Blanca Ortiga (30 y 31 de julio); Telon Corto estará presente con El viajero perdido (7 y 8 de agosto); y Uroc Teatro con Una mujer en la ventana, de Franz Xaver Kroëtz (21 y 22 de agosto).

Y papás y mamás querrán saber que ecoduendes y títeres pasarán el verano en el Parque del Retiro, haciendo las delicias de los más pequeños.


Frinje, con cuerpo de ‘j’

En “un guiño” a la particular y reconocible pronunciación con la que el público madrileño suele llamar al festival más vanguardista del verano, en 2015 el Fringe cambia la ‘g’ por la ‘j’, para ofrecernos una cuarta edición que “celebra los cuerpos en movimiento, alienta la creación en grupo, disfruta de las experiencias singulares, investiga en laboratorios de creación, reinventa enfoques y experimenta la inmediatez de una actualidad cambiante, rabiosa, intensa y desafiante”, dicen sus organizadores.

“Danzad malditos”, de Alberto Velasco.
“Shell”, de Proyecto Nisu.

Del 3 al 25 de julio, una treintena de compañías nacionales e internacionales estrena sus propuestas de teatro, danza, música o audiovisuales en Matadero Madrid, convirtiendo el barrio de Legazpi en epicentro de la creación emergente.

La crisis económica, la corrupción, el terrorismo, los movimientos sociales, internet… son los protagonistas de esta cita.

Por ejemplo, Nudus Teatro explora, en 13 piezas cortas, las consecuencias de los atentados del 11S, 11M y 7J en la sociedad actual, ofreciendo a cada espectador la posibilidad de configurar su propio recorrido eligiendo qué pieza ver y en qué orden.

Basándose en la célebre película de Sidney Pollack, Alberto Velasco dirige Danzad malditos, una propuesta que reproduce de manera real aquellos maratones de resistencia donde los bailarines eran auténticos espectáculos de la miseria. Salva Bolta y Alberto Conejero, por su parte, llevan a escena los textos surgidos de un taller que explora la relación entre el amor y el horror a través de las mujeres de Goebbels, Mussolini, Franco, Ceaucescu y Stalin.

En esta edición hay también una pieza que se desarrolla en la más absoluta oscuridad (Lo que queda, de la compañía Los Bárbaros); y hasta los peques tienen su espacio reservado los fines de semana.


DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, escribe tu comentario
Por favor, pon aquí tu nombre