Usar calzoncillos, llamar por teléfono o preparar la cena son obstáculos insalvables para Elling y Kell Bjarne, los protagonistas de Elling, una historia escrita por el noruego Ingvar Ambjomsen y versionada por David Serrano, que llega a España por primera vez.

carmelo_gomez_javier_gutierrez

Valentín Álvarez

Niños grandes

Ambos han vivido recluidos durante años en un hospital psiquiátrico de Noruega, con la única enfermedad diagnosticada de no ser capaces de adaptarse a la vida en sociedad.

Pese a su edad –se trata de cuarentones–, son “dos niños-hombres” que ahora se ven “obligados a demostrar que pueden vivir juntos en un piso compartido, llevarse bien con los vecinos, salir a la calle, relacionarse, hacer la compra… Hacer todo lo que hace una persona normal”, explica Carmelo Gómez, quien se estrena en la comedia dando vida a Elling en esta función.

Su compañero de piso está interpretado por Javier Gutiérrez, que define a su personaje como “un ser ingenuo e infantil, con una agresividad e inocencia desarmantes”, y con “dos únicas obsesiones: el sexo y la comida”.

Ellos forman una pareja “con muchas ganas de vivir y de ser considerados normales”, dice Gómez. Y que, pese a sus miedos y ‘rarezas’, “llenan de vida y luz aquello que tocan”, afirma el actor leonés.

Aprender a vivir

Y es que estos personajes están enseñando a mirar la vida de otra manera incluso a los propios intérpretes. “Estoy viviendo una luna de miel con mi infancia –dice Gómez–. Elling me ha enseñado a vivir y a volver a mirar de una manera que había olvidado”.

Gutiérrez, por su parte, espera que este montaje “permita que el público cambie su forma de ver a las personas con problemas mentales”, que en esta ocasión nos ofrecen “una lección de vida, amor y amistad”.

Porque esta historia es, según su director, Andrés Lima, “un viaje iniciático, a moco tendido y carcajada limpia, que nos muestra cómo locos y cuerdos desean lo mismo”. Y es que, en su opinión, “locos somos todos”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, escribe tu comentario
Por favor, pon aquí tu nombre