Tres mujeres en crisis, desbordadas por la soledad y el miedo al cambio, encuentran en la amistad la receta para todos sus males. Éste es el argumento principal de la comedia Divorciadas, evangélicas y vegetarianas, que llega al Teatro Compac Gran Vía de la mano de Profetas del Mueble Bar, quienes celebran sus 30 años en la escena reponiendo un espectáculo que estrenaron hace una década con un rotundo éxito.

Yanet y Blanca

Yanet Sierra y Blanca Rodríguez en una escena

El camino

Una estación de metro, un cine y el campo abierto son los tres espacios por los que transcurre esta obra escrita por el venezolano Gustavo Ott, en la que una divorciada, una evangélica y una vegetariana se conocen en medio de sus distintas crisis personales y descubren que compartiendo sus penas todo resulta más fácil.

“Estos tres escenarios son un símbolo; representan el camino a la esperanza que recorren las protagonistas. Comienzan en el subsuelo, en lo más profundo, y acaban en lo alto de una montaña, con un gran amanecer, renaciendo”, explica Fernando Navas, uno de los productores y directores del montaje.

Y es que este texto habla, en clave de comedia pero “sin llegar a ser frívolo”, de la soledad, de la frustración, del maltrato… y, por supuesto, de “la amistad como herramienta poderosa de la vida”, comentan las artistas. Temas todos ellos que, con los tiempos que corren, “conectan muy bien con el espectador”, apunta la actriz Blanca Rodríguez, que interpreta a Beatriz, la divorciada.

Ellas

“Mi personaje arranca la función a punto de suicidarse. Es muy infeliz, porque su marido la maltrataba y ha vivido siempre en función de los demás; pero Gloria la salva y empieza a descubrir que puede encauzar su vida por otros derroteros más cercanos a sus sueños de juventud”, cuenta Blanca.

La actriz andaluza Mari Carmen Sánchez es Gloria, una vegetariana alocada e impulsiva que supera los 30 y se siente perdida al romper con su novio tras una fuerte pelea. “Es aparentemente muy fuerte y segura de sí misma, pero en el fondo es una debilucha de lágrima fácil, que es vegetariana porque su novio lo es, aunque a ella le encanta el jamón”, dice la actriz.

Completando este “triángulo de amistad” está Meche, la evangélica, interpretada por Yanet Sierra. “Meche vive una profunda contradicción existencial; lleva viuda desde hace cinco años y guardando luto por motivos religiosos, pero se da cuenta de que eso no es lo que quiere, que está viviendo en una falsa moral, que quiere volver a reír, a vivir…”

Su historia

Son tres personajes “al límite”, pero “muy de carne y hueso, con los que el público se identifica”, apunta Blanca. Tres personajes de los que “te enamoras rápidamente, que llegan directamente al corazón”, apunta Navas. Quizá sea porque el autor se inspiró en la historia real de tres amigas suyas para escribir un argumento en el que Beatriz conoce a Gloria en el metro cuando está a punto de acabar con su vida, y, sin saber muy bien por qué, ambas abren sus corazones. Para pasar las penas, las nuevas amigas deciden ir al cine, donde se encuentran con Meche, quien acaba formando parte de este peculiar trío de mujeres con problemas.

Juntas se convertirán en cómplices y amigas, ayudándose unas a otras y haciendo que el espectador pase una velada de risas, prometen.

1 COMENTARIO

  1. Una buena historia muy bien llevada por tres grandes actrices, las tres están a un gran nivel y la obra te hace pasar un rato entretenido. La verdad es que me gustó bastante y ellas, las protagonistas, se dejan la piel en el escenario y hacen un muy buen trabajo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, escribe tu comentario
Por favor, pon aquí tu nombre