Convertida en el corazón de la Villa y Corte, por la Gran Vía han paseado Ernest Hemingway, Ava Gadner, Gary Cooper, Orson Welles, Frank Sinatra, Rita Hayworth, Grace Kelly, Luis Miguel Dominguín, la duquesa de Alba, y el mismísimo Che Guevara.

Ha servido de escenario para películas tan conocidas como El día de la bestia, de Álex de la Iglesia, o Abre los ojos, de Alejandro Amenábar, quien consiguió prácticamente un imposible: vaciar de tráfico y viandantes esta avenida por la que durante unos instantes sólo caminó Eduardo Noriega.

Pero también ha sido la inspiración de artistas como el pintor Antonio López, o el compositor mexicano Agustín Lara, quien prometía “alfombrar de claveles la Gran Vía” para su ‘chulona’ en el famoso chotis Madrid. Chueca, Valverde y Pérez González le dedicaron una divertida zarzuela. Y Joaquín Sabina pasaba por su estación de metro en Caballo de cartón.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, escribe tu comentario
Por favor, pon aquí tu nombre