Verónica Forqué se quita el delantal

Interpreta a Shirley Valentine, una maruja que no sabe lo que es el clítorix
Gema Fernández|
Actualizado el Miércoles 08/08/2012
comparte
últimas noticias

Dirigida por Manuel Iborra, su pareja sentimental en la vida real, Verónica Forqué hace suyo el personaje de Shirley Valentine, un ama de casa de Liverpool que vislumbra, al filo de la cincuentena, que existe vida más allá de su cocina.

La actriz, que se enfrenta sola a un escenario por primera vez (“antes sólo había hecho algún monólogo de El Club de la Comedia”, aclara), se ha marcado un reto: “no aburrir al espectador”. Así, ‘La Forqué’ nos va descubriendo su personaje desde la prisión en la que se ha convertido la cocina de su casa. Y lo hace a través de las confesiones que Shirley le hace a la pared, su mejor amiga en los últimos años, y la única que sabe de sus penas.

Confesiones

Se casó por amor, pero su marido resultó autoritario, machista, maniático y egoísta. Tiene dos hijos adultos que le han salido un poco ‘rana’; no sabe lo que es el clítorix; ha dejado de lado su sueño de ser azafata y viajar por atender a su familia; y comienza a darse cuenta de que “no es feliz; y se rebela”, dice Forqué.

Así, decide aceptar la invitación de una amiga, divorciada y feminista, a pasar quince días en una isla griega. Toda “una revolución para ella”, pero que hará que vuelva a “sentirse viva”.

Escrita por el británico Willy Russel (Hermanos de sangre), Shirley Valentine “tiene todos los ingredientes para hacernos reír, pensar, y emocionarnos, tratando de que comprendamos a esa mujer que quiere ser ella misma y libre”, afirma Nacho Artime, el adaptador de la obra. Él está convencido de que el papel está hecho a medida para Forqué. “Es como si el autor la conociese de toda la vida y escribiera para ella”, asegura.

No pensó lo mismo Manuel Iborra cuando le ofrecieron dirigir a su pareja en este montaje. “Pensé que no me iba la historia, pero conforme la iba leyendo, me fui enamorando de Shirley. Quizá fue la inocencia y resignación con la que aceptaba su gris destino, quizá fue la ilusión que despertaban en ella unas simples vacaciones en Grecia, quizá fue que las frustraciones de Shirley podían ser las mías… Me atrapó; me reí mucho y, he de confesarlo, eché alguna lágrima”, se sincera el director, quien dice que esta función está escrita “para todos los que soñamos que siempre hay una vida mejor”.

No se han encontrado fichas para esta cartelera.

Deja tu Comentario

Normas de uso
Esta es la opinión de los internautas, no de ProgramaTe.com
No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

 
PUBLICIDAD
Recomendaciones
La isla pirata Una aventura pirata dónde encontrarás títeres, piratas, leyendas y ...
Smoking room Adaptación teatral de la película "Smoking room", de Julio Walovitz ...
PUBLICIDAD