Roberto Álamo: un poeta en la piel de un boxeador

El actor madrileño es Urtain en el último montaje de Animalario
Gema Fernández|
Actualizado el Jueves 01/04/2010
comparte
últimas noticias

Actor, poeta y fotógrafo, Roberto Álamo asegura que no tiene nada que ver con José Manuel Ibar, salvo que le gusta el boxeo, pero su interpretación de Urtain ya ha sido galardonada con varios premios y aún podría recibir un Max. Ha estado cerca de un año preparándose para este papel, pero, a diferencia de su personaje, no se dedica al teatro por dinero, sino para dar y recibir emociones, para entregar parte de sí mismo en cada función y luego recibir “el mejor premio” en forma de aplausos. Cada noche se sube al rin en el Teatro Valle-Inclán para darlo todo.

Roberto Álamo

¿Cómo surge la idea de hacer Urtain?
En principio, fue un encargo que le hicieron a Juan Cavestany para un guión de cine, pero la película no llegó a rodarse y éste se guardó en un cajón. Después, se intentó utilizarlo para una miniserie de televisión, pero la idea tampoco cuajó, así que volvió al cajón. Allí lo encontró Andrés Lima, quien, después de leerlo y emocionarse con él, decidió llevarlo al teatro.

¿Qué se te pasó por la cabeza cuando te ofrecieron el papel?
Para mí es sólo un trabajo más, aunque confieso que el hecho de que me guste el boxeo lo hace más atractivo. Además, es un papel que me permite sacar la parte más tierna y frágil, la emoción, la sensibilidad, pero también la más dura, la brutalidad…

¿Podría convertirse en tu personaje favorito?
Favorito no sé, porque todos son mis hijos. Interpreto cada papel poniendo el alma. Sería difícil elegir uno.

horas de gimnasio

¿Cómo te has preparado para interpretarlo?
Tuve que empezar por el físico. Me apunté a un gimnasio varios meses antes de iniciar los ensayos, y allí sigo, trabajando la musculatura. Además, he estado estudiando todos los vídeos que existen de Urtain y me he leído todas sus entrevistas. Ha sido prácticamente el trabajo de un año.

Urtain acabó suicidándose. Ahora que has ‘buceado’ en su vida, ¿entiendes por qué?
No sé por qué lo hizo, pero tengo claro que no fue una decisión de última hora, sino que durante los últimos años de su vida estuvo sometido a mucha presión y rodeado de un entorno muy hostil…

El suicidio y el boxeo son dos temas controvertidos, ¿cómo ha sido enfrentarse a ellos?
Quien lo ha tenido más difícil ha sido el autor; a mí me lo han dado hecho. Yo lo he afrontado como los poetas, pringándome, poniendo toda la carne en el asador y usando todas las emociones.

Tienes un blog de poesía, ¿qué dicen ellas de ti?
Cuentan lo que soy. Porque actuando soy el papel que interpreto, aunque ponga mis emociones al servicio de un personaje, pero escribiendo soy Roberto, para bien o para mal.

Urtain es una de las obras más favorecidas en esta edición de los Premios Max de teatro. Tenéis 12 nominaciones, entre ellas, la de “mejor actor”, ¿qué significaría para ti ganar ese galardón?
Agradezco que con esta nominación se reconozca mi trabajo, pero el mejor premio es salir a escena, hacer la función y que la gente se emocione, disfrute con tu interpretación, no hay nada mejor.

Dos Urtain

Lo ‘dos Urtain’ celebran su título de Campeón de Europa de los pesos pesados. Arriba: José Manuel Ibar; y abajo: Roberto Álamo.

En estos premios, compites con uno de tus compañeros de Animalario, Alberto San Juan, nominado por Tito Andrónico
Es cierto, pero creo que es mejor competir con un compañero, porque si no te lo dan a ti y se lo dan a él, es como si lo hubieses ganado tú.

ANIMALARIO

Animalario es una de las pocas compañías que permanece en el panorama teatral mientras muchas desaparecen. ¿A qué crees que se debe?
No sé muy bien por qué están desapareciendo otras compañías, lo que está claro es que si lo hiciesen todas, también desaparecería una parte muy importante de la cultura y de la vida, porque el teatro es vida. Por eso, cuantas más compañías y puntos de vista diferentes haya sobre la actualidad, sobre lo que nos pasa, cuantos más cuestionamientos se planteen sobre por qué hacemos lo que hacemos, que es lo que hace el teatro, mucho mejor.

¿Y para ti que significa Animalario?
Humor y amor, así de simple. Es un grupo de amigos, una manera de sentir y ocuparse de lo que nos rodea. Alberto dijo hace algunos años que Animalario trataba de preguntarse en todos sus montajes por qué los hombres se empeñan en pisarse la cabeza unos a otros, y esa es la verdad. En el fondo, lo que nos preguntamos es por qué nos cuesta amar y ser amados.

¿Eso es también lo que tú buscas con tus fotografías, porque en todas ellas siempre aparece una persona?
Sólo fotografío seres humanos porque, como fotógrafo, necesito a una persona delante del objetivo; amo al ser humano, me hipnotiza. Lo mismo que cuando interpreto un papel siempre es un ser humano, cuando fotografío me gusta plasmar la vida. Y si puedo evitar que posen, mejor. Me gustan las situaciones donde el fotografiado no es consciente de que le están sacando una foto.

EL FUTURO

El público que acude al teatro es mayor que antes. Parece que la crisis económica ha pasado de puntillas por este sector…
Lo que no está en crisis es la creatividad, y pienso que nunca debería haber crisis creativa, porque la creación es vida, y la vida debe existir siempre, hasta en los peores momentos. Otra cosa es que los creadores se acomoden, pero confío en que éstos sean los menos y que, más allá de las crisis, sigan haciéndonos pensar.

Tus planes de futuro…
De momento, seguir con la serie Águila Roja, y hay algún proyecto de cine rondando por ahí, aunque prefiero no hablar de él todavía por aquello de que se pueda estropear…

No se han encontrado fichas para esta cartelera.

Deja tu Comentario

Normas de uso
Esta es la opinión de los internautas, no de ProgramaTe.com
No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

 
PUBLICIDAD
Recomendaciones
Amor somos 3 Aterriza en España una obra aplaudida por crítica y público; más ...
El florido pensil Un tierno montaje sobre la enseñanza en tiempos de la dictadura
PUBLICIDAD