Porno casero: Cuatro historias para espías de sentimientos

Gema Fernández|
Actualizado el Viernes 23/07/2010
comparte
últimas noticias

¿Qué hay más pornográfico que desnudar el alma, que mostrar los sentimientos más escondidos, o dejar escapar ese monstruo que todos llevamos dentro? Partiendo de esta idea, la compañía Teatro Portátil ha creado Porno casero, una obra donde los desnudos no son eróticos, sino “sentimentales”.

Porno_Casero
Desnudos sentimentales

Mostramos sentimientos al desnudo, con toda impunidad, como hace el porno, sólo que aquí no se desnudan cuerpos, sino almas”, reconoce Helena Castañeda, una de las actrices y creadoras del montaje. Y su compañera en escena e impulsora del proyecto, Mariana Cordero, añade que esta función “muestra al público uno de los placeres más buscados por los seres humanos: el morbo del cotilleo, el descubrimiento de secretos en el otro”.

El espectáculo, escrito por José Padilla, está estructurado en cuatro piezas que cuentan las historias de ocho mujeres “víctimas de ellas mismas y de las circunstancias que les rodean”, apunta Luis Luque, el director del montaje. “Son relaciones basadas en la ira, la rabia, la culpa, la envidia, el rencor, los celos y la manipulación. Pequeños demonios que todos llevamos dentro y que, en muchas ocasiones, sirven de base para nuestras relaciones personales”, detalla Luque.

img title=
Monstruos y demonios

Helena Castañeda y Mariana Cordero interpretan a estas ocho mujeres que “se tratan muy mal en escena”, dice quien las ha dirigido. En la primera historia, que da título a la obra, dos actrices de cine X se quedan encerradas en el piso donde iban a rodar su siguiente película, y el encierro hace que las heridas abiertas entre ellas vuelvan a sangrar. En la segunda pieza, Prerrafaelita, el arte y la exquisitez sirven de excusa para sacar a la luz la frustración más despótica, representada por dos mujeres que lo tienen todo y discuten sobre dónde colgar un cuadro que acaban de adquirir. La siguiente historia, La extraña, exhibe la desesperación de una mujer que busca a su perro extraviado y encuentra a alguien que le puede ayudar, pero ¿a qué precio? Y en la última, Conversión, dos cuñadas discuten acaloradamente en el trabajo, revelando secretos y culpas dormidas.

“En cada una de las piezas que interpretamos se desata ese monstruo que todos llevamos dentro”, apunta Mariana. Una labor que, reconoce Helena, “ha sido difícil, porque cuesta meterse en tu propio Dark Vader y exponerlo ante los demás”.

La obra, que estará en la Sala Triángulo hasta el próximo 1 de agosto, es “una invitación a la reflexión” en torno a por qué los seres humanos decidimos relacionarnos de una manera tan “dañina”, explican las actrices. “Queremos despertar las conciencias, mostrar lo desconectados que estamos emocionalmente”, añade Luque, pero, eso sí, el principal objetivo de estos artistas es “que la gente se lo pase bien” con esta comedia, por eso han envuelto esas “relaciones perniciosas” del más exquisito humor negro.

 

Deja tu Comentario

Normas de uso
Esta es la opinión de los internautas, no de ProgramaTe.com
No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

 
PUBLICIDAD
Recomendaciones
Amor somos 3 Aterriza en España una obra aplaudida por crítica y público; más ...
El florido pensil Un tierno montaje sobre la enseñanza en tiempos de la dictadura
PUBLICIDAD