Reestrenan en Madrid la famosa obra de Rafael Azcona

Pepe Viyuela y Teté Delgado quieren un ‘pisito’

ProgramaTe|
Actualizado el Lunes 05/09/2011
comparte
últimas noticias

Encontrar una vivienda asequible sigue siendo hoy tan difícil como hace 50 años. De ahí la vigencia de El pisito, la novela de Rafael Azona que en 1959 llevó al cine Marco Ferreri con José Luis López Vázquez y Mary Carrillo como protagonistas, y que el productor Juanjo Seoane ha recuperado para el teatro, con Pepe Viyuela y Teté Delgado en los papeles principales.

viyuela, delgado y balaguer

El trío ‘amoroso’.Javier Naval

La gran idea

Inspirada en una noticia real aparecida en un periódico de la época, la obra cuenta la historia de Rodolfo y Petrita, una pareja de novios que, en el Madrid de los 50 y después de quince años de noviazgo, no puede casarse porque su precaria economía no alcanza para comprar ni alquilar un piso. Él vive realquilado en la habitación de la casa de una anciana, doña Martina; y ella, con su hermana, su cuñado, y sus tres sobrinos. Y para solucionar su futuro sólo se les ocurre hacer que Rodolfo se case con su casera, que tiene 86 años, para que herede su piso cuando ella fallezca.

“Quizás el público más joven no entienda una decisión tan drástica, porque ahora, los novios pueden vivir su amor libremente pese a no tener piso propio, pero en los 50 eso era impensable; entonces no se podía ni dar una beso a tu novio por la calle”, apunta Teté Delgado. La actriz explica que su personaje, Petrita, “quiere vivir con su novio, Rodolfo, y montar una familia, pero no como lo ha hecho su hermana, que vive con su marido y sus tres hijos realquilada en una habitación con derecho a cocina, y haciendo uso del matrimonio en el baño común, de madrugada, y si no está ocupado… Ella quiere una vida mejor”, plantea Delgado.

Película vs función

Y es que la función retrata al milímetro “esa España del subdesarrollo de finales de los cincuenta y del comienzo del consumismo a ultranza de principios de los 60”, dice Seoane, quien firma la adaptación de la novela junto a Bernardo Sánchez y con el beneplácito de Azcona. Ambos aseguran haber “bebido” directamente de la novela, alejándose del tono oscuro que Ferreri imprimió en la película, y convirtiéndola en “un sainete negro con el que la gente se muera de risa, pese a que lo que cuenta es muy triste”, señala el productor.

viyuela y balaguer

El nuevo matrimonio.Javier Naval

Además, en el montaje teatral ha ganado peso el personaje de doña Martina, interpretado por Asunción Balaguer. Hasta el punto de que Delgado asegura que “se ha creado una especie de triángulo amoroso” entre los tres protagonistas de la función, que en ocasiones hace que, pese a la diferencia de edad, “Petrita sienta celos” de la que se convierte en esposa de su amado.

“Doña Martina es muy beata, de misa diaria –comenta Balaguer–, pero también es muy coqueta, de ahí los celos de Petrita. Además, aunque al principio se asusta con la propuesta de Rodolfo y le parece una falta de respeto, acaba aceptando gustosa, y se casa con mantilla, ramo y viaje de novios incluido. Con el tiempo y la convivencia, se va encariñando de Rodolfo, al que quiere como el hijo que nunca tuvo, e incluso le busca una nueva novia, más refinada, porque cree que Petrita es muy mandona y caprichosa”, relata la que fuera esposa de Paco Rabal.

Completan el reparto Manuel Milán, María Felices, Diego Pizarro, Jorge Merino y José María Álvarez. Un reparto que lleva “dos años habitando El pisito” bajo la batuta de Pedro Olea, y que pretende que sus 25 días en los Teatros del Canal se conviertan en “un fin de fiesta a lo grande” para esta producción que se estrenó en Santander en agosto de 2009, llegó a Madrid en septiembre de ese mismo año, estuvo cinco meses, y desde entonces ha estado rodando por toda España, consiguiendo varios premios.

Los secretos de la producción

Este proyecto es un empeño personal de Juanjo Seoane, que con este título celebró en 2009 su montaje número 100 como productor. Desde entonces, se han sumado tres proyectos más a su cartera: los últimos, Un tranvía llamado deseo, con Vicky Peña, Roberto Álamo y Ariadna Gil, dirigidos por Mario Gas; y La violación de Lucrecia, dirigido por Miguel del Arco y protagonizada por Nuria Espert.

A ellos, se añadirán este año un nuevo montaje de la obra de Jardiel Poncela Los habitantes de la casa deshabitada, en el que participará también Pepe Viyuela; La loba, de Lillian Hellman, que, protagonizada por Nuria Expert, se estrenará en el Centro Dramático Nacional con la dirección del propio Gerardo Vera, al frente de esta institución; y una versión propia de El beso de la mujer araña, de Manuel Puig.

Y es que, en su empeño por “acercar al público las obras de teatro más importantes desde los griegos a nuestros días”, Seoane también ha ejercido en muchas ocasiones de adaptador, como ha ocurrido con El pisito. Sólo que en esta ocasión se ha atrevido a firmar con su verdadero nombre, y no bajo el pseudónimo de Juan Altamira, tras el que hasta el momento ocultaba su rostro, por “discrección”, afirma.

Seoane promete “plantar cara a la crisis” y seguir ofreciendo nuevos proyectos, aunque su financiación suponga, incluso, tener que volver a hipotecar su casa; algo que ya le tocó para sacar adelante Un tranvía llamado deseo, nos confiesa.

 

Deja tu Comentario

Normas de uso
Esta es la opinión de los internautas, no de ProgramaTe.com
No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

 
PUBLICIDAD
Recomendaciones
La isla pirata Una aventura pirata dónde encontrarás títeres, piratas, leyendas y ...
Smoking room Adaptación teatral de la película "Smoking room", de Julio Walovitz ...
PUBLICIDAD