Protagoniza una nueva versión de Cinco horas con Mario

Natalia Millán es la nueva ‘viuda de España’

Gema Fernández|
Actualizado el Miércoles 09/02/2011
comparte
últimas noticias

Comenzó en el teatro siendo una cría. Con 13 años formó parte del elenco de la primera versión de My fair lady que se estrenó en España, y desde entonces no se ha bajado de los escenarios. Compaginándolos, eso sí, con la televisión. Ahora se enfrenta a uno de los retos más importantes de su carrera: encarnar a Carmen Sotillo (Menchu), la viuda más conocida de España gracias a la pluma de Delibes y a Lola Herrera, la actriz que ha intepretado este papel durante tres décadas.

natalia millan

La nueva Carmen Sotillo vela el cadáver de Mario.David Ruano

El reto

¿Qué pasó cuando te ofrecieron ser Carmen Sotillo?
Me tuve que sentar, pero no lo dudé en ningún momento, quería hacerlo, porque era una gran oportunidad de aprendizaje, aunque no sabía si iba a ser capaz. Pensé que lo peor que me podía pasar es que luego nadie me quisiera volver a contratar… (risas).

Estás sola en el escenario prácticamente toda la obra, ¿qué tal la experiencia?
Ha sido algo diferente, porque nunca antes había hecho un monólogo y porque ésta es una obra muy exigente, y el texto más largo que he tenido que aprenderme en mi carrera. Al principio me daba mucho respeto estar sola en el escenario, porque no hay un compañero en el que poder apoyarte, pero he descubierto mecanismos que no sabía que tenía, y que me han dado mayor seguridad. Además, me he dado cuenta de que se produce una gran conexión con el público, y eso me hace sentirme muy acompañada.

Otro handicap añadido es el recuerdo perenne de la hasta ahora única intérprete de ‘Menchu’, Lola Herrera. ¿Temes las comparaciones?
Tengo perfectamente asumido que las comparaciones son inevitables. Sé que Lola ha interpretado el papel magistralmente durante 30 años, y que es muy difícil (por no decir imposible) igualarla. Para mí es un honor tomarle el relevo, y que me comparen con ella, incluso aunque yo no salga bien parada. Esto es un desafío, un estímulo para mí, y un privilegio. Sólo espero estar a la altura.

Menchu

¿Cómo es la viuda de Mario?
Pobrecita… En principio, es la mala de la película, porque Delibes, muy inteligentemente, se sirvió de ella para hablarnos del ‘reaccionario’ Mario y así librarse de la censura. Ella tiene todos los principios de la mentalidad afín al régimen franquista, y cuanto más vehemente se muestra en la defensa de esos principios, más empatiza el público con Mario. Por eso también es muy fácil juzgar a Carmen, y mi primera premisa fue que no podía juzgarla, porque iba a encarnarla, así que tenía que comprenderla. Confieso que no ha sido fácil, pero al final te das cuenta de que todos tenemos una Carmen Sotillo dentro, y que es mejor saberlo, para hacerte con ella y que no se escape.

¿Ha sido difícil meterse en su piel?
El viaje ha sido maravilloso, aunque no puedo decir que fácil. Ha sido muy intenso; duro al principio, porque se me juntó el tener que aprenderme el texto y el comienzo de los ensayos con las funciones de Chicago y la grabación de El internado. Y fue agotador. Además, ha sido un trabajo de artesanos, de poco a poco ir entendiendo al personaje, que no me era fácil, pero ahí estaba Josefina Molina para alumbrarme, y de su mano, y despacito, lo he conseguido. Ella me ha dejado ir descubriendo a Carmen, sólo me ha dado claves cuando las he necesitado o entendía que estaba totalmente abierta para recibirlas. Ella me calmaba, me relajaba, porque yo me pongo muy nerviosa en los procesos de construcción de un personaje. ¡Es fantástica!

¿No es un personaje muy alejado de la mujer actual?
Hay muchas cosas en las que, afortunadamente, España ha cambiado muchísimo, sobre todo en lo relativo al papel de la mujer en la sociedad. Pero está muy bien que nos recuerden como era antes, para que no vuelva a ocurrir, y porque hay muchas culturas donde aún la mujer se encuentra en situaciones similares, o incluso peores. Además, hay muchas cosas en las que no estamos tan lejos. Por ejemplo, Carmen es muy racista, y, desgraciadamente, el racismo sigue vivo en las calles de todo el mundo. Y ocurre los mismo en lo relativo a la incomunicación en la pareja…

natalia millan

Las múltiples facetas de Natalia: Portia, Velma y Menchu.

Antes de Carmen Sotillo, Porcia en El mercader de Venecia y Velma Kelly en Chicago. Tres mujeres que no tienen nada que ver. ¿Cuál de ellas se parece más a Natalia?
Los tres personajes son maravillosos. Porcia es una heroína en toda regla, ella salva la situación, es inteligente, romántica, divertida… y, además, me permitió hacerme un lifting en toda regla, porque ella es una jovencita casadera (risas). Velma es una canalla divertidísima, una asesina de vodevil con algo de clown, y es un personaje mágico para mí porque mi vocación surgió con Bob Fosse y con la película All that jazz, que contaba lo que había sucedido en la vida de Fosse mientras montaba Chicago, así que fue un regalo del destino, magia pura. Y Carmen Sotillo es parte de nuestra historia, por eso es un honor encarnarla. Ahora, si tuviese que elegir entre ellas, me gustaría parecerme a Porcia, aunque no sé si es a la que más me parezco. Pero tampoco me importaría nada quedarme un rato con Velma Kelly… (más risas). A la que no quisiera parecerme, aunque me produce ternura y compasión, es a Menchu, si acaso, prefiero parecerme a Mario, aunque también tiene sus cosas…

El estreno

Estrenaste el montaje en la cuna de Delibes y ante los ojos de su familia, ¿cómo fue?
Muy emocionante, pero nada fácil. Me daba mucho respeto, porque toda la familia de Delibes estaba en el teatro, porque es la casa de Lola Herrera, y las expectativas eran muy grandes, pero era un honor. Y fue muy bien. La acogida fue muy cálida y las críticas también fueron buenas. Pero lo más maravilloso fue el encuentro de después con la familia de Delibes. Para mí no puede haber mejor crítica en el mundo que la que tengo de ellos.

¿Por qué debería ver la gente este espectáculo?
Porque es una de las obras más importantes de nuestra literatura. Porque es la primera vez que se representa desde que Delibes falleció, y es una forma de rendirle homenaje, y porque, aunque no lo parezca, es divertida.

No se han encontrado fichas para esta cartelera.

Deja tu Comentario

Normas de uso
Esta es la opinión de los internautas, no de ProgramaTe.com
No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

 
PUBLICIDAD
Recomendaciones
Amor somos 3 Aterriza en España una obra aplaudida por crítica y público; más ...
Solitudes La compañía Kulunka Teatro presenta "Solitudes", su segundo montaje ...
PUBLICIDAD