Najwa Nimri: la rebeldía personificada

Se estrena en el teatro de la mano de Rubén Ochandiano y su versión de Antígona
Gema Fernández / Fotos: Sergio Parra|
Actualizado el Martes 12/02/2013
comparte
últimas noticias

Tiene nueve discos editados a sus espaldas y cerca de 30 películas, en las que ha trabajado a las órdenes de directores como Amenábar, Calparsoro, Medem, Gonzalo Suárez, Ken Loach, Achero Mañas, Antonio Chavarrías o María Ripoll. Sin embargo, Najwa Nimri no había pisado nunca antes las tablas de un escenario en su faceta de actriz.

La insistencia de Rubén Ochandiano ha conseguido que la intérprete y cantante de ascendencia navarro-jordana sume el teatro a su extenso currículum. Y, en 2013, se estrena en las Naves del Matadero como la Antígona de una moderna versión de la obra de Jean Anouilh.

El que la sigue…

¿Qué tiene de especial este proyecto que ha hecho que te subas a las tablas por primera vez?
Lo que primero me motivó fue la persistencia de Rubén (Ochandiano). Nadie me había perseguido durante tanto tiempo; y hacía mucho que no veía a alguien con tanta ilusión y tanta capacidad de trabajo. Después, me atrapó el discurso de Antígona: muy intuitivo, carente de porquería, de estrategia… era puro. Y su grito de libertad me parecía importante de comunicar, porque es esperanzador.

Que te decidieras por el teatro ¿era sólo cuestión de insistencia?
Sí, sí, lo era, lo era. Básicamente, porque no tenía la suficiente confianza en mí misma, y me bastaba con subirme a un escenario para cantar. Además, no encontraba el hueco, ni el personaje, ni la obra, ni el director… Hasta ahora.

¿Cómo es trabajar a las órdenes de Ochandiano?
Cuando ví cómo dirigía, supe que había acertado. Me está pareciendo una pasada. Ahora mismo no lo cambiaría por nada, más allá del resultado. Me bastó con su ímpetu para embarcarme en el proyecto, y a eso le ha añadido después una estupenda adaptación del texto, un personaje muy interesante, y una gran dirección.

Háblame de Antígona, tu personaje.
Es una persona de instinto, que cree en la libertad sin ‘peros’. Tiene una idea muy clara sobre cómo es el mundo, tanto, que se convierte en la antagonista de Creón, el rey. Son dos fuerzas encontradas: una que defiende lo que hay que hacer a toda costa, y otra que defiende lo contrario. Ella es especial porque no se ha conformado, y tiene esperanza cuando muchos otros la han perdido.

¿Cómo te sientes en su pellejo?
Por primera vez, me siento más al servicio de la historia que nunca, del grito de este personaje. Creo que estoy contando lo que hay que contar en el momento que hay que hacerlo.

¿Qué vamos a encontrar sobre el escenario?
Es una historia con algo de violencia, algo de poesía, y algo de freaks. Con una puesta en escena muy sencilla; sólo unos pocos elementos vitales: una cocina, un despacho, y seis columpios.

Y un pianista que os acompaña en cada función…
Sí, tenemos música en directo, interpretada por Ramón Grau, unas veces como banda sonora, y otras, nos acompaña en las canciones. Porque en esta función los personajes cantan para protestar, pues está prohibido en el mundo de Creón.

¿Nerviosa por el ‘veredicto’ del público?
Más bien expectante. Tengo muchas ganas de saber cómo se siente uno subiendo cada noche ante un grupo de espectadores diferente. Me gustaría que la función despierte el alma del público y deje un mensaje esperanzador. Pero, pase lo que pase, la experiencia ha sido muy enriquecedora.

najwa_nimri_sergio_mur

Antagonistas

Rubén Ochandiano “fantaseaba” desde hace años con poner en pie Antígona, “porque –dice– está llena de poesía; es casi un cuento, pero cargado de toda la debacle que estamos viviendo ahora”. Su oportunidad le ha llegado con el apoyo del Teatro Español, y así ha creado, junto a Carlos Dorrego, su particular versión del texto que Anouilh escribió en 1942.

Pero Ochandiano no sólo dirige y ha adaptado la obra, también interpreta a Creón, un gobernante déspota, que ha establecido una serie de leyes absurdas e inhumanas, como hacer que el cadáver del revolucionario Polinice se pudra a la intemperie. Antígona, su hermana, intentará darle sepultura, lo que la enfrentará con el poder.

“Creón y Antígona son como el ying y el yang –dice Nimri–. Es mi antagonista en el más puro sentido de la palabra. Creón es la razón y las cadenas, y Antígona, el instinto y la libertad. Él es un orador brillante, y ella sólo sabe actuar de forma instintiva”.

Ambos iniciarán una lucha, en la que también participarán Toni Acosta (como Ismena, la hermana de la protagonista, y otra de sus oponentes), Berta Ojea (la nodriza “misteriosa”), Sergio Mur (Hemón), Nico Romero (el guardia), y David Kammenos, que llega directamente de Francia para estrenarse en los escenarios españoles, dando vida a “el autor”, un personaje que aúna “el prólogo, el coro y el mensajero del texto original”, y que habla en francés porque “es el propio Anouilh”, explica Ochandiano. Y es que ésta es “una versión bastante libre de Antígona”, afirma el director y adaptador.

 

Deja tu Comentario

Normas de uso
Esta es la opinión de los internautas, no de ProgramaTe.com
No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

 
PUBLICIDAD
Recomendaciones
La isla pirata Una aventura pirata dónde encontrarás títeres, piratas, leyendas y ...
Billy Elliot, el musical Uno de los espectáculos más apasionantes hoy en el mundo, llega a Madrid tras once años de gran éxito en el West ...
PUBLICIDAD