La realidad más absurda se apodera del Teatro Español

Adriana Ozores, Carmen Ruiz, Fernando Tejero, Joaquín Climent, Javier Pereira y Helena Lanza nos proponen un viaje de la carcajada a la mueca
con la versión de La cantante calva que dirige Luis Luque
Gema Fernández / Fotos: Javier Naval|
Actualizado el Viernes 05/05/2017
comparte
últimas noticias

Hace 67 años que un joven y desconocido Eugène Ionesco estrenaba en París La cantante calva. Su “antiobra”, como él mismo la denominó, recibió duras críticas. En Le Figaro se llegó a decir que en ocho años nadie se acordaría de él. Un vaticinio que no llegó a cumplirse jamás, pues el francés de origen rumano es hoy uno de los autores más representados en todo el mundo. Y ‘su cantante’ ha estado en cartel en el parisino Théâtre de la Huchette desde 1957, consiguiendo el récord mundial de permanencia en una misma sala.

Sueño cumplido

Luis Luque quedó “totalmente fascinado” por este texto desde que lo leyó en la adolescencia. “Me pareció la mayor marcianada que había leído en mi vida”, dice el director. Y desde que tuvo claro cuál sería su profesión, también supo que algún día pondría en pie esta pieza.

Acompañado de un elenco de lujo (Adriana Ozores, Carmen Ruiz, Fernando Tejero, Joaquín Climent, Javier Pereira y Helena Lanza), ahora su sueño se cumple sobre las tablas del Teatro Español.

cantante_calva_foto naval_noticia2

Allí veremos a un matrimonio que habla sin escucharse, a otro incapaz de reconocerse porque ha preferido olvidarse, a una criada que domina a sus señores, y a un extraño bombero que busca fuegos que apagar y pasiones que encender. Todo ello sazonado de incongruencias, reiteraciones, interrupciones y trabalenguas.

Y es que no hay que olvidar que Ionesco creó esta pieza a partir de las sentencias de un manual para aprender inglés con el que estudiaba el idioma. Su único objetivo era, según Luque, “rebelar el automatismo colectivo al que estamos sometidos”.

Pura locura

Después de mucho estudiar el texto, el director cree haber encontrado “lo que hay debajo de las faldas de la cantante” y de su “destrucción del lenguaje”. Una tarea “difícil”, pero “muy divertida”, que le ha llevado a trabajar con su equipo “la incomunicación, la soledad, el absurdo de algunas acciones cotidianas, el automatismo, el alienamiento, y el ruido y el parloteo que no nos deja escuchar lo importante”.

cantante_calva_foto naval_noticia

Eso es lo que reflejarán sobre el escenario en una “disparatada función”, en la que los personajes, como decía Ionesco, “hablan para no decir nada porque no hay nada personal que decir”. Ya no saben hablar, ni pensar, ni conmoverse; no tienen pasiones, pero sí una total “ausencia de vida interior”.

Por eso, el objetivo de esta compañía es recordarnos que “lo que vemos es el resultado de la deshumanización y la soledad”. Ésa es “la violencia oculta” de este clásico del teatro del absurdo, que se sirve en el interior de una burguesa casa inglesa al más puro estilo sesentero, con cinco sillas, una escalera y un reloj que marca la hora que le da la gana.

cantante_calva_foto naval_noticia1

 

Deja tu Comentario

Normas de uso
Esta es la opinión de los internautas, no de ProgramaTe.com
No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

 
PUBLICIDAD
Recomendaciones
La isla pirata Una aventura pirata dónde encontrarás títeres, piratas, leyendas y ...
Smoking room Adaptación teatral de la película "Smoking room", de Julio Walovitz ...
PUBLICIDAD