La pesadilla premonitoria de Federico García Lorca

Al amparo del Centro Dramático Nacional, la compañía Atalaya vuelve
a subir a los escenarios Así que pasen cinco años
Gema Fernández / Fotos: Félix Vázquez y David Ruano|
Actualizado el Viernes 08/04/2016
comparte
últimas noticias

La compañía Atalaya nos guía por las pesadillas de Lorca poniendo en pie Así que pasen cinco años, una de las obras “imposibles” del poeta, que se convirtió en la trágica premonición de su propia muerte.

El montaje, auspiciado por el Centro Dramático Nacional (CDN), no resulta uno más para el grupo sevillano, que ya estrenó este título en 1986. “Esta obra fue nuestro bautizo teatral; con ella abandonamos el teatro de calle y subimos a los escenarios; y fue ella la que nos dio a conocer en toda España”, nos cuenta Ricardo Iniesta, fundador de Atalaya y director de la función.

Entonces, el elenco lo formaban seis jóvenes actores que por primera vez afrontaban teatro de texto a las órdenes de un novel Iniesta. Treinta años después, el director vuelve a tomar la batuta del nuevo montaje, para el que cuenta con nueve intérpretes de “cuatro generaciones”; y lo afrontan “desde una óptica menos naíf, más inquietante, como la España de ahora es más inquietante que la del 86”, explica.

En Así que pasen cinco años, el protagonista es un joven que se impone un plazo quinquenal para casarse con su novia, un tiempo en el que no tendrán ningún contacto y que ella aprovechará para fugarse con un jugador de rugby. Entonces, deseoso de tener descendencia, acudirá en busca de una mecanógrafa que bebía los vientos por él y a la que en su momento rechazó, y como venganza, ella le impondrá un nuevo quinquenio de espera, durante el cual el protagonista perderá la vida en una partida de cartas.

La premonición

Según Iniesta, este joven “es el alter ego de Lorca, y el resto de personajes son proyecciones suyas o diferentes encarnaciones de la muerte”. Es por eso que define como “trágica premonición” que el autor muriese exactamente cinco años después de concluir la obra (la terminó un 19 de agosto de 1931 y fue asesinado un 19 de agosto de 1936).

Y es precisamente ese aire pesadillesco el que el director ha querido impregnar en la función. “Hemos primado el lenguaje onírico del texto, pero también el clima desasosegante que en él subyace, empleando una música inquietante y una escenografía tenebrosa, llena de escaleras que provocan vértigo, al más puro estilo Hitchcock”, nos aclara.

asi-que-pasen-cinco-anos-foto-david-ruano_noticia

 

Deja tu Comentario

Normas de uso
Esta es la opinión de los internautas, no de ProgramaTe.com
No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

 
PUBLICIDAD
Recomendaciones
Sólo para adultos El provocador one man show del monologuista y mago asturiano Karim ...
Pareja abierta, el musical Gabriel Olivares dirige una versión musical de la mítica obra de Darío Fo. En esta reflexión mordaz sobre el ...
PUBLICIDAD